mayo 18, 2012

¿Son los gobiernos del Mundo de Dios? Primera Parte


Alguien dijo en una ocasión que la Biblia era tan sencilla de entender que se necesitaba ayuda para mal interpretarla, esta ultima realidad oscura a tomado fuerza hoy. Las Escrituras dicen: Sométase toda persona a las autoridades superiores;  porque no hay autoridad sino de parte de Dios,  y las que hay,  por Dios han sido establecidas. Rom: 13.1
Es bueno aclarar que Dios es quien establece el sistema de gobierno, le dijo al hombre como tenía que vivir y cuáles eran sus obligaciones para con los demás, en el huerto se lo dijo a Adán y luego a sus descendientes. Gen: 1:26-31. Ahora bien, luego que entró el pecado al mundo, el hombre le dio las espaldas a los principios de Dios y decidió vivir a su manera, gobernar a su manera y es entonces cuando nace un estilo de gobierno fuera del orden de Dios.
Creer que el que estableció el gobierno y sus principios, es el mismo que establece gobiernos anti Dios, que instarían  a los pueblos a odiarle, negarle y atacar al pueblo que le sirve, es algo ilógico. Hay ejemplos Bíblicos donde Jehová usa a reyes y otras personas para hacer su voluntad, les ha incluso llamado siervo, pero hay una diferencia entre ser usado y ser un servidor de él. Usado puede ser hasta únamela, pero ser un servidor, tiene que ver con el Corazón, el alma, con entrega, obediencia, amor.
Hay suficientes ejemplos en las Escrituras de hombres que Dios los escogió y luego se corrompieron, al hacer esto, el manto del Señor se les corrió de sus vidas, ya que él solamente está comprometido con aquellos que llama y hacen su voluntad. Cuando un hombre peca, Jehová no está obligado a seguir respaldando su ministerio, porque Dios y el pecado, no tienen nada en común, va contra su naturaleza, así que, cuando esto sucede, el hombre deja de ser un servidor de Dios y se convierte en un servidor del pecado y del diablo, escrito está: De cierto,  de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado, esclavo es del pecado. Jn: 8:34
Cuando un rey en Israel se corrompía, los profetas y sacerdotes eran levantados para reprenderle y hacerle volver de su camino de maldad, ellos no permanecían en obediencia al rey, esto les costaba persecución y hasta la muerte, pero ellos sabían que seguir al rey, era perderse y perder el favor de Dios, no obstante a eso, su misión nunca fue hacer justicia a costa de la vida de nadie, nunca mataron al rey, aunque este fuera desechado por Dios, como lo fue Saúl, al cual, David nunca toco ni un cabello suyo, aunque este buscaba su vida para quitársela.
Lo que si tenían claro los profetas es que ellos eran dueños de sus vidas, y un gobernante, por muy rey que fuera, no tenía el derecho a hacer con su vida un trapo. Si el rey se apartaba de Dios, los profetas se apartaban de él y no le obedecían, de esta manera algunos reyes se volvían de sus pecados, como lo hizo David.
Si las autoridades superiores que hay establecidas son puestas podios, según el concepto de hoy,  entonces debemos de entender que los ciudadanos deben someterse a las autoridades SUPERIORES, pero los gobiernos Nacionales también deben someterse a las autoridades SUPERIORES, como la ONU, (Organización de Naciones Unidas), OEA, (Organización de Estados Americanos), que son los gobiernos internacionales, que entonces también serian puestos por Dios, pero vemos que esto no se cumple. Si un ciudadano no se somete al gobierno de su país, porque lo cree injusto, asesino y diabólico, y este es considerado como rebelde y violador de la ley, y es reprimido y hasta enjuiciado, por rebelarse contra las autoridades SUPERIORES, esta es la misma obligación que tienen los gobernantes con las autoridades SUPERIORES, es decir, deberían sufrir el mismo destino, si es un delito para uno, lo es también para el otro, porque todos tenemos autoridades SUPERIORES, Sin embargo, que una Nación no se someta, y cree un nuevo gobierno internacional, condene a las oficiales autoridades SUPERIORES, hable mal de ellas, las tilde de asesinas, no es malo para muchos, por el hecho de creer que tienen todo el derecho a su soberanía, ¿Cómo entonces es delito para un ciudadano si hace lo mismo? Si es un delito, lo es para todos, tengan el rengo que tengan, porque escrito está: De modo que quien se opone a la autoridad,  a lo establecido por Dios resiste;  y los que resisten,  acarrean condenación para sí mismos. Rom: 13:2
Sometimiento tiene que ver con la voluntad humana, cuando las Escrituras dicen, sométase, está refiriéndose a la acción voluntaria de obediencia de un ciudadano a la autoridad, pero cuando es sometido, es obligado a obedecer, esto va contra los principios de la persona, contra sus ideas y su voluntad, esto dejo de ser autoridad, es un crimen contra la humanidad.
La autoridad que obliga a obediencia no es autoridad, puede ejercer gobierno, hacerse sentir como gobierno, pero dejo en el momento de la violencia de ser autoridad, porque esta recibe realmente el servicio de otros y su obediencia por amor y respeto, como la mujer que ama al marido, y un cristiano que ama a Dios. Ahora bien, todo esto está sujeto a condiciones, y esto significa deberes, así que mi sometimiento incluye que adquiero deberes los cuales debo cumplir, entonces demuestro mi amor y respeto a trabes del cumplimiento de mis deberes, haciéndolo con gusto y no por obligación.
Dios es un Dios de condiciones, aún para la salvación, que tanto se a dicho que es gratis, también es condicional, en cuanto a lo que se puede pagar para ser salvo, es gratis porque el hombre no puede comprar la salvación, Cristo pago el precio, pero en cuanto a deberes, si hay condiciones, debemos creer en el Hijo de Dios, pero esto no basta, mientras vivamos, debemos confesarlo, vivir en santidad sin la cual nadie verá al Señor, y así, una serie de condiciones que debemos seguir si queremos llegar al cielo.
Obediencia ciega, u obediencia incondicional al hombre significa esclavitud, porque no hay hombre que no peque y se equivoque, obediencia incondicional sin ser esclavo, solamente a Dios, que es soberano, no se equivoca y todo lo puede. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien,  sino al malo.  ¿Quieres,  pues,  no temer la autoridad?  Haz lo bueno,  y tendrás alabanza de ella; Rom: 133.
Estar en contra de un gobernante no es un delito, sea presidente, pastor, empresario, cura, brujo o director, proponer cambios de leyes o de gobiernos tampoco, cuando se vive en libertad se respetan los criterios y derechos de los demás, ahora, le toca al dirigente demostrarle a su oponente que está equivocado, y esto no con palabras, sino con hechos, no privándolo de su libertad, ni violentándolo para que calle, ni con amenazas, sin despojarlo de todo lo que posee para de esta manera inhabilitarlo, sin desaparecerlo, sino, haciendo que su gobierno pueda crear las condiciones habidas y por haber para el bienestar de sus ciudadanos, discípulos, obreros, etc., ya que la realidad es que los hechos, son más elocuentes que las palabras.
Las autoridades no están para infundir el terror, ahora, en cuanto a los que hacen el bien y los que hacen el mal, esto es cuestionable. La manera de gobernar de muchos hoy es, si no haces lo que digo, entonces eres de los que hacen lo malo, si lo haces, entonces eres de los que hacen lo bueno. La pregunta del millón seria, ¿Realmente a lo que obedezco es justo, moral y bueno? O ¿Estaré obedeciendo a leyes injustas, inmorales y malas?
Continuará………….,
*Apóstol, Alain Toledano Valiente.  Ministerio Apostólico Internacional. Sendas de Justicia. Salmos: 23.3b