mayo 24, 2012

Otra vez las ranas croan sin primavera. Con motivo de esclarecer declaraciones emitidas por líderes del Consejo de Iglesias de Cuba.


Lo que me da descanso al ver la cúpula del cinismo de los ecuménicos comunistas en Cuba cuando les dejan comparecer en los medios, es el hecho de que siempre son los mismos y que no crece el número de los que se prestan para tamaña barbarie. Estos son: Marcial Miguel Hernández, Odén  Marichal, Reinerio Arce, Raúl Suárez y Estela Hernández.
No me molesta que estas personas, ya sea por conveniencia, temor, compromiso,  intimidación, o inmoralidad, se presten para seguirle el juego a la dictadura, que cada vez que se ven el cinturón apretado en la opinión pública internacional, escoge cuatro o cinco lobos disfrazados de oveja, que ya sus nombres hablan por sí solos, para permitirle incursionar en los medios, ahh, y con un guión invariable que ya todos conocen:
Foto a la derecha. Marcial junto al dictador sustituto.
1-    Defender la involución socialista y comunista al precio que sea necesario y la presunta libertad religiosa que ni  ellos siquiera pueden disfrutar.
2-    Trasladar la culpa de la miseria y la humillación a la que el régimen de los Castros tienen sometidos a los cubanos, mientras ellos se enriquecen, haciendo responsable a EEUU, justificando la pobreza de los cubanos por causa del presunto embargo económico.
3-    Que sean una voz más en las campañas del régimen a favor de la liberación de los cinco espías que están en prisión en EEUU.
4-    Que muestren vínculo y especial relación Iglesia-Estado para la opinión pública internacional. Entre otras.
Lo que me indigna es que usurpen el nombre de la iglesia y que tomen el nombre del Señor en vano, sabiendo que no serán inocentes si es que leen La Biblia, y que este sea el mensaje que llegue al corazón de los cubanos que no tienen acceso a más información que la que de forma condicionada se les suministra para seguirles enfermando el cerebro sin darles oportunidad de comparación.
Reinerio Arce a la izquierda.
Estos infelices, que saben que el comunismo es como Roma que usaba a los traidores pero no confiaba en ellos, están cavando sus propias tumbas, porque cuando dejen de ser útiles a los verdaderos opresores de los cubanos, entonces serán chantajeados por los mismos a los que vendieron sus principios.
 Ellos saben que:
1-    La involución socialista y comunista es un fracaso y un modo hitleriano de opresión, que no deja espacio para nadie que no les rinda a sus propios intereses, y que a los cubanos incluyéndolos a ellos, el régimen los priva de libertad de expresión religiosa y del
Culto de su preferencia, violando así sus derechos constitucionales.
2-    También saben que Cuba tiene negocios con más de 170 naciones que demuestran que no hay tal cosa como embargo económico desde afuera, sino que para oprimir al pueblo con (La Nacional Socialista, modelo económico aprendido de Hitler), tienen que hacer ver que es otro el responsable de la miseria a la que los tienen sometidos.
A la derecha, la reverenda Estela Hernandez.
3-    Saben que, al mismo tiempo que ellos se prestan para hacer reclamos por los espías cubanos presos en EEUU, 1.5 millones de cubanos han pasado por alguna de las más de 586 prisiones que existen hoy en Cuba contra 18 antes de Castro, pagando condenas bajo leyes que apoyan la violación a los derechos humanos y sus familias por su posición de dignidad y decoro en lucha desigual por libertad, democracia y justicia frente a años de marginación, discriminación, represión directa y abierta de cuerpos represivos en el barrio, escuela, centro de trabajo, mediante el terror de los perros de seguridad de la finca del Tirano y su partido comunista excluyente. Debieran ser solidarios con los que permanecen y defienden su espacio como pastores que el mayor tiempo posible son asolados y perseguidos por no tener legalidad, debieran recordar los más de 80,000 muertos en el Estrecho de la Florida tratando de escapar por sus vidas, huyendo del terror y el pánico que se les infunde. No me digan que se lanzan al mar estimulados por la Ley de Ajuste Cubano, nadie se arriesga a morir por algo a menos que viva por nada.
4-    No pecan de ignorancia al estar conscientes de que un principio básico del cristianismo verdadero, que todos sostienen es la separación Iglesia-Estado, lo verdadero y lo falso se excluyen mutuamente. Estos quieren construir el Reino de Dios con los castros a la cabeza, ¡Que barbaros!  La edificación del verdadero Reino De Dios incluye el exterminio de toda especie de dictadura, no se puede edificar el Reino de Dios en Cuba a menos que los dictadores sean quitados de la cima. Ap.5:12; 17:1,14. Jesús no fue complaciente con Herodes y por eso lo quería matar, no podemos ser complacientes con los Herodes inmorales de hoy. 
El ecumenismo en Cuba no es más que una herramienta del régimen para tener gente que los represente dentro de los oprimidos, esto no es la verdadera cara de la iglesia cubana, que si está bajo asedio contante por parte del sistema imperante, que han sido expropiados de bienes, casas, recursos con que cuidar de sus hijos, tildados de antisociales y contrarrevolucionarios, marginándolos y hasta privados de su libertad por el solo hecho de predicar un evangelio sin arreglos y que llama las cosas por su nombre, que se indigna por el abuso y la opresión de su pueblo. Pero que espera con optimismo el establecimiento del Reino de Dios que traerá consigo el descanso y la paz que tanto anhela, que se levanta como un ejército con intercesores y apóstoles y profetas a la cabeza desafiando el porvenir y trayendo a la existencia por medio de la fe el propósito de Dios para su pueblo, y deshaciendo todo modelo de gobierno planificado en el inframundo, gestado en el mismo infierno por el propio Satanás. Un ejército que crece cada día y que declaran a una voz ¡Venga tu Reino y hágase tu voluntad en Cuba como en el cielo, Señor!
Continuará….,
Camagüey, 23 de Mayo de 2012.
*Apóstol Fundador de Movimiento Apostólico Naciones Para Cristo. Radica en Camagüey, Cuba.

1 comentario:

Puta Armienne dijo...

Son pastores traidores a Cristo y al pueblo cubano. Dan pena.