febrero 26, 2012

La policía en Cuba maltrató y mantiene arrestado a dos pastores evangélicos que predicaban en la calle.

Seis religiosos de la zona protestaron frente a la estación policial porque dicen que 'no hay nada en la ley que prohíba anunciar el Evangelio'.
La Policía maltrató y arrestó a dos pastores evangélicos por predicar en la Terminal de Ómnibus Nacionales de Bayamo, provincia de Granma, denunciaron este sábado disidentes y religiosos.
 Julio César Serrano y Juan Moreno, miembros de la Confraternidad de Ministros y Pastores Evangélicos de Cuba, fueron reprimidos por la policía cuando "predicaban con la biblia en la mano", según informó el pastor Wilber Anach González.
Anach se encuentra frente a una estación de la policía para exigir la liberación de sus colegas, junto a otros seis religiosos de la zona de Bayamo. "Él estaba predicando. No hablaba de política, sino de Cristo", añadió Anach en declaraciones a DIARIO DE CUBA.
La esposa de Serrano está entre las personas que piden su liberación.
"Pedimos que cese esta represión, porque no existe nada en la ley que prohíba anunciar el Evangelio", apuntó Anach, que preside allí el Ministerio de Restauración de la Fe Apostólica.
Según el religioso Julio Magaña Sánchez, de la Iglesia Apostólica Monte de Sión, "la policía golpeó a Juan Moreno", asistente de Serrano, a quien han debido trasladar a un hospital.
Mientras tanto, a Serrano, "le han negado el agua y la comida", según las fuentes