febrero 26, 2012

La falsa sujeción de la iglesia a los gobiernos ilegítimos.

¡La falsa sujeción de la iglesia a los gobiernos ilegítimos!
  Hace algún tiempo cierto funciona rio militar en uno de sus intentos de intimidación, me decía de memoria los dos primeros versículos bíblicos de Romanos 13, lo que tal vez le había dicho una y otra vez a pastores manipulados. Al escucharlo y notar el espíritu manipulativo con que me lo decía, me dije: “que mal le han interpretado a esta gente los cobarduchos pastores cubanos lo que Dios nunca dijo en la Biblia”.
Romanos 13:1-3: “1, Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 2, De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 3, Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella.”  De aquí se extraen algunas lecciones:
 1ra: La Iglesia Tradicional en Cuba, ha sido la causante de que los enemigos del Evangelio se quieran enseñorear de la Iglesia. Pues en estos textos nada dice que las autoridades están para machucar a los que hacen lo bueno: “Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo” (v. 3). 
2da: No es normal que alguien esté queriendo humillar o someter al creyente que lo que hace es creer en Dios y predicar Su Palabra. Si por este “delito” eres atacado, el que está mal de remate es el que te atacó, ya que dice la Biblia que lo que estos funcionarios deben de hacer es alabarte o reconocer lo que haces. ¡Nada dice que tienen que infundirte temor en forma de acoso!
3ra: Una de las situaciones más indignas que le puede ocurrir a la Iglesia de Cristo, es dejarse pisotear sus derechos bíblicos y callar, cuando lo que hay es que levantar la voz como nos muestra la Palabra en (Hechos 5:29). Los predicadores cubanos han “enseñado” más por cobardía, que por humildad, el falso concepto de sujeción.
4ta: ¿Quién dice que los gobernantes han sido puestos por Dios? Aprendamos a pensar con la mentalidad hebrea, y en el principio bíblico de que lo que el hombre siembra eso cosecha, (Gálatas 6:7). Dios no ha puesto, ni pone a ningún hombre. Tenemos que conocer la profundidad del lenguaje hebreo en que fue escrita la Biblia, la frase “y las que hay, por Dios han sido establecidas”, se refiere al principio bíblico de autoridad y orden; no al entronamiento de  hombres perversos en puestos de gobierno. Dios es el creador del orden, pero no es él, el que puso a alguien que está tratando de poner una ideología que es contrario al divino (¿puso Dios a Nerón, Stalin, Fidel?(, en otras palabras, lo que los pueblos tienen es lo que ellos “se merecen”, pues en el área espiritual nada resulta inocente, Salomón escribió inspirado por el Espíritu Santo hace algunos años: “Nunca la maldición viene sin causa” (Proverbios 26:2). Las injusticias, los pactos, los asesinatos, las guerras, la idolatría… la gloria, la babosería, los vivas y los aplausos a hombres ególatras; desencadenan hombres corruptos en lugares de gobierno, que van a tratar de neutralizar la obra de Dios, y enseñorearse de esa misma gente que estúpidamente los llevó al poder, y que según nos advierte la Palabra, hasta mostrará n una hipócrita apariencia de piedad, de buena gente (2 Timoteo 3:5).  
5ta: Ante las canalladas hay que levantar la voz. Los falsos representantes de la Iglesia en Cuba, llámese Consejo de Iglesias, o Evangélicos Tradicionales,…, en su empeño de codearse con los que tienen el poder, en vez de enfrentar a estos, la han agarrado contra sus propios hermanos. ¡Hay quienes tienen miedo de enfrentar al opresor, entonces la cogen con los suyos!
6ta: Usemos la autoridad delegada de Dios. No se deje intimidar o manipular por hombres corruptos que tal vez nos quieran enseñar moral en calzoncillos.
El pastor Martín Luther King estudió a fondo la obra de Edgar Brightman, Leyes Morales, y de allí sintetizó la diferencia entre la Ley Moral y los Códigos Sociales:
“(…) Es moral acatar los Códigos Sociales, si estos Códigos están bien hechos por personas que poseen un valor moral reconocido. Sin embargo, la Ley Moral está por encima y debe oponerse a los Códigos Sociales si estos no son justos (…)” (Biografía: Martín Luther King, “La vida por un sueño”, p. 34, María Jesús Rodríguez, Dastin Export, España).
Colegas cubanos, Iglesia del Señor, volvamos a la Biblia y desterremos todo falso concepto transmitido por pseudoevangélicos, que por no ser ellos mismos, han pretendido contaminar a muchos con sus sublimaciones teológicas.
*Líder del Movimiento Apostólico Fuego y Dinámica en Cuba y de la Coalición apostólica. Es Licenciado en Ciencias biológicas. Reside en la provincia de Camagüey, Cuba.
Foto proporcionada por el autor donde aparecen los asistentes a las Escuelas Apostólicas en Macareńo, Camagüey, Cuba.