enero 24, 2012

En Cuba un Cura y un Obispo salen en defensa de disidentes acosados por una turba paramilitar procastrista.

Todo esto a pocos días de la visita del Santo Padre. Los grupos de esbirros paramilitares en Cuba después de la muerte de Villar Mendoza están en busca de más victimas. Ahora tratan de agredir a disidentes y Damas de Blanco en Holguín y lo hacen de forma violenta a la puerta de la Iglesia católica de la localidad. Si este será el ambiente de hostilidad y violencia que encontrara el Papa a su llegada a Cuba es mejor que considere  suspender el viaje. Estas dos informaciones se complementan entre sí:
Turbas asaltan frente de iglesia .Juan Carlos Reyes Ocaña
Turbas paramilitares asaltaron el frente de una iglesia católica en Holguín para golpear a Damas de Blanco y opositores el pasado 22 de enero.
El hecho ocurrió en la Parroquia Jesucristo Redentor, perteneciente al reparto holguinero Pueblo Nuevo, donde las brigadas de respuesta rápida, dirigidas por la policía política, esperaban a los disidentes que participaban en la misa dominical.
El párroco Aldama no permitió que dichas turbas penetraran a la casa de Dios para que ultrajaran a las Damas de Blanco Romelia Piña y Suleidis Pérez, además de los opositores Javier Martínez, Carlos Núñez, Félix Tomas, Luis Jaime, Jorge Luis Regio y quien suscribe.
Finalmente la turba se disipó con la llegada del Obispo Emilio Aranguren y un funcionario del partido provincial, lo que posibilitó la salida de los pacifistas del recinto eclesiástico.
Escuchar información haciendo CLIC AQUI
Dos disidentes cubanos agradecieron a un sacerdote y a un obispo católico  por su protección a un puñado de activistas de la oposición frente a una turba de personas organizada por el gobierno, armada con palos y piedras, que tenía sitiada a la iglesia donde asistieron a misa el domingo en el oriente del país. Foto a la izquierda arriba. Obispo Emilio Aramburen.
La turba organizada por el gobierno, junto con decenas de policías, sitiaron el domingo la iglesia de Cristo Redentor, en la ciudad oriental de Holguín, mientras dos integrantes de las Damas de Blanco y Javier Martínez, un disidente también vestido de blanco, asistían a la misa para rezar por Villar.
Estábamos aterrados, porque esa gente estaba armada con palos y piedras”, dijo el lunes por teléfono Martínez, de 25 años de edad, en declaraciones a El Nuevo Herald desde Holguín. “Fue algo horrible”.
Después de la misa, el reverendo Arnaldo Aldama dijo a los disidentes que permanecieran en la iglesia mientras él salió y le dijo a la multitud que “la gente que estaba en la iglesia era tan cubana como lo eran ellos”, dijo Martínez.
El obispo de Holguín, Emilio Aranguren, llegó en medio de la disputa y se reunió en privado con un funcionario del gobierno local a cargo de las relaciones con la Iglesia, añadió Martínez. Durante las conversaciones, varios miembros del movimiento disidente cristiano Liberación también entraron a la iglesia.
Después de la reunión con Aranguren, la turba se dispersó y los policías uniformados y de civil -cuyo total se estima en alrededor de 100- se retiraron a unos 200 metros de la iglesia, dijo José Ramón Pupo Nieves, de 40 años, un disidente que dijo que vio el incidente desde los límites de la multitud.
Para leer más sobre el tema, hacer  CLIC AQUI

1 comentario:

Armienne dijo...

Ya había comentado sobre el hecho en la entrada anterior y me alegra mucho que ustedes hayan ampliado la noticia y los enlaces.
Gracias.