enero 08, 2012

Dando vítores a la Virgen peregrina en Buenavista.

Por: Eloy A González.
La imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre ha sido llevada en prolongada peregrinación a través de la Isla de Cuba en un sorpréndete acto religioso que ha alcanzado a la mayoría de los cubanos y ha sido objeto de atención en los últimos meses por  los medios dentro y fuera de la isla. Después de recorrer más de 28 mil kilómetros esta hoy, cuando escribo estas líneas, en la Catedral de La Habana, tal vez esperando los preparativos para regresar a su santuario en El Cobre.
En este año que acaba de concluir hemos sido testigo de un inesperado acto de fe colectivo por parte de los cubanos de todas las edades que vieron llegar a la Virgen a sus poblados e Iglesias y andar, -debidamente escoltada-, por sus calles y caminos. El pueblo le dio lo que parece ser sus más genuinas expresiones de Fe, los niños le honraron, las oraciones se elevaron a lo alto y muchos se preguntan, qué le pidió el pueblo cubano a la Virgen mambisa. Fue llevada a  hospitales y Universidades y trasladada en horas tempranas a la Plaza de la Revolución. Una fiesta de música y fervor le dieron los artistas, hasta un conjunto de Mariachis le canto a la Virgen mambisa que hoy espera regresar a El Cobre de donde saldrá en procesión  de nuevo quien sabe cuándo. Sabido es que peregrina cada medio siglo…algo mas, las circunstancias por las cuales la Virgen peregrinará, en el futuro,  están por darse.
Mucho se ha especulado sobre esta cruzada, el momento en que se produjo, el escenario político y social en que se da este acto de fe en Cuba y la cercanía de la visita Papal. No es mi intención hablar de estos temas ya asumidos por otros y que sin duda continuaran siendo motivo de especulación y encono.
Hago notar que la Virgen visitó un poblado poco conocido, Buenavista, allá en el centro de la Isla y que el breve alto que hizo allí tuvo un significado especial, al menos para mí.
Buenavista, - que antes se llamó Güeiva -, fue fundado en el año 1879, en el mismo lugar que hoy ocupa. En la actualidad pertenece al Municipio de Remedios en la actual provincia de Villa Clara; este poblado es un pretexto, pero es también un recuerdo, allí nací y pase mi infancia y adolescencia. Es ese lugar al cual siempre se regresa; es también ese lugar donde los recuerdos son recurrentes;  escribí hace algunos años.
Y fue allí en su recorrido por los poblados y caseríos del sur de Remedios que la Virgen llegó a Buena vista y fue recibida por sus pobladores. De esta visita se dijo:
En Buenavista una multitud de 1500 personas esperaba precedida por niños vestidos de cubanos, ángeles con globos multicolores y pétalos de rosas para ser lanzados al aire frente a la imagen. La Virgen Mambisa fue colocada en el portal de la capilla “Inmaculada Concepción” donde se escucharon peticiones y plegarias. El párroco bendijo a todos los pobladores y continúo su marcha de la Peregrina.
La Virgen fue colocada en el portal de una improvisada capilla que en los últimos años de renacer católico han preparado allí, la razón es muy sencilla. En Buenavista no hay Iglesia católica. La Iglesia que marcó la fundación de este poblado a finales del siglo XIX fue derrumbada a principio de los 70’s por un dirigente político local, comunista por cierto, que decidió que había que echarla abajo. Está por verse si fue esto un “libretazo” o respondió a una orden originada dentro de la estructura de poder político o policial en ese momento.
Es cierto que la Iglesia, mostraba las huellas del abandono. Cuando miles de sacerdotes y religiosas fueron obligados a abandonar la Isla, ya no era atendida por ningún cura y los católicos del pueblo, como en toda la Isla, guardaban prudencial distancia de sus templos y credos para evitar ser señalados como “religiosos practicantes” lo cual por aquellos tiempos y muchos años después traía graves inconvenientes.
Junto a la dictadura, el ateísmo más rancio se había instalado en el país. La ideología comunista en su versión más extrema pretendía extirpar la religiosidad de los cubanos y educar a las nuevas generaciones en los conceptos del comunismo, y la interpretación científica del mundo; el ateísmo se hizo disciplina de estudio y la persecución religiosa practica usual. Había que crear el hombre nuevo y este no podía andar dando alabanzas a la imagen de una Virgen o leyendo un libro tal equívoco como La Biblia.
Se decidió que la Iglesia, que también se llamaba de la Inmaculada Concepción, de construcción antigua por demás y valiosa, debía derrumbarse y para ello usaron una maquinaria del Ministerio de la Construcción que por allí estaba y que inicio el destrozo. Años después me decía un viejo comunista del poblado: “solo se necesitó un empujoncito…, pero la tumbamos”.
Buenavista fue el único poblado en Cuba donde  la iglesia fue derribada por las autoridades locales, diciendo después que se cayó sola. Algunos feligreses alcanzaron a salvar la imagen del Altar y algunos bancos estuvieron por mucho tiempo en los portales de algunas casas. La Iglesia que estuvo enclavada en el parque, como la mayoría de las Iglesias en Cuba, fue solo ruinas hasta que se reconstruyó el parque años mas tarde.
La Iglesia de construcción sobria pero pintoresca, estaba sobre el Parque; orientada de Este a Oeste. Contaba con una puerta principal que daba al Este y dos puertas laterales una al Norte y otra al Sur. La sacristía posterior daba directamente a la calle Brigadier González y contaba con una pequeña puerta y dos ventanas también pequeñas.
En los años 80’s ante la insistencia de las autoridades eclesiásticas católicas, en algunas reuniones del Poder Popular se consideró  reedificar el templo, fue así que apareció el local que hoy ocupa la capilla provisional. Cuando se consideró la reedificación, se argumentó con insistencia por parte de la Iglesia en que se debía construir en el mismo sitio que ocupaba antes…, las autoridades del gobierno no aceptaron.
Así la Virgen llegó a Buenavista, no había lugar para ella en la Iglesia porque esta fue destruida en un acto de vandalismo y forzado ateísmo. Allí llegó no obstante, acompañada de pueblo, recibida por niños, estos, los mismos que se suponen que vengan a formar parte de las nuevas hornadas del hombre nuevo, admiradores del Che, entusiastas de Fidel y militantes de una Revolución que hoy les permite dar vivas a la imagen de una Virgen peregrina.
©2012-02
Foto: más de 1500 personas se congregaron en Buenavista en un acto de fe por la llegada de la Virgen de la Caridad del Cobre a ese poblado.

1 comentario:

Puta Armienne dijo...

Que imagen más bella de la virgen venerada por su pueblo tras años de forzado ateismo oficial. Es que los fundamentos de una nación no pueden ser eliminados por decretos el pueblo siempre vuelve a sus raíces.
Es la Virgen Mambisa, la Madre de la Tierra Cubana que le va a dar libertad a su pueblo y va a sembrar amorosa la unión de todos los cubanos.