enero 21, 2012

“Como son cristianos de confesión bautista, la madre le ha explicado a las hijas huérfanas.....,”

Wilman Villar Mendoza
Wilman Villar tenía 31 años cuando murió de hambre y sed, convencido de que dar la vida por la libertad de los cubanos valía la pena.
Wilman Villar tenía 31 años cuando murió de hambre y sed, convencido de que dar la vida por la libertad de los cubanos valía la pena. Es la duodécima persona que fenecía en circunstancias parecidas a lo largo de estos 53 años de tiranía comunista. Wilman deja en total desamparo a una joven viuda enamorada y a dos niñas enfermas de cinco y siete años. La menor padece de asma; la mayor, de epilepsia. Ninguna entiende lo que le ha pasado a papi. Como son cristianos baptistas, la madre les ha explicado que se ha ido al cielo. "¿Y dónde está el cielo, mami?", preguntan. "Muy lejos de Cuba. Muy lejos", les responde.
Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.  Juan 15:13
Para leer todo el articulo hacer CLIC AQUI.