noviembre 30, 2011

Adolescentes cubanos son presionados ilegalmente para que ingresen al Servicio Militar Activo.

Por: Rev. José Carlos Pérez.*
En el Instituto Tecnológico  “Hermanos Gómez” perteneciente al Municipio 10 de Octubre, los jóvenes estudiantes de 4to año son obligados a registrarse en el Servicio Militar como condición para poder recibir sus notas finales y títulos de grado.
El viernes 25 de noviembre del vigente año 2011 me presenté en el  Instituto Tecnológico  Hermanos Gómez”, con la intención de informarme sobre la situación de mi hijo José Daniel Pérez Corona, estudiante de 4to año de la especialidad Instrumentación y Control de ese Centro.
El día anterior  Daniel después de haber cumplido todos sus trabajos reglamentarios y demás deberes preguntó a la profesora guía de su grupo porqué su nombre no aparecía en el escalafón del mural de su Centro. Ella le anunció que la Secretaria Docente del Instituto Tecnológico le orientó negar notas y títulos a los estudiantes que no se hayan presentado al chequeo médico para el Servicio Militar Activo.
Al cuestionarla como padre, la profesora guía me notificó que: “esa orden venía de la compañera Secretaria Docente  Carmen Celia Esquivel;” a la que procuré  ver pero  no estaba en el Centro ese día.
La disposición consiste en no entregar notas finales, ni títulos a estudiantes que no hayan pasado el chequeo médico previo al ingreso del Servicio militar Activo, acto convenido entre el Comité Militar y la Escuela.”
Esta medida es absurda y no existe legalmente. Procura “capturar” a los jóvenes antes de que reciban el certificado de sus estudios de Bachiller y huyan del llamado militar por razones ideológicas, religiosas u otra discrepancia.
Alarmados por la creciente tendencia de los jóvenes a evadir el Servicio Militar puedo ver el esfuerzo que se realiza para lograr estos fines.
En unos de los murales del Centro aparece un anuncio en letras grandes que dice: “4to año puede optar por Licenciatura en Derecho MININT".- Ministerio del Interior- "Los varones no pasar Servicio Militar ver a: Dorki o María del Carmen. URGENTE.”
A la vista de todos, un cartel adjudicado a Fidel Castro dice: “La educación es la cosa más importante que este país tiene que hacer, después de haberse hecho la revolución. Fidel.”
Y en la T.V. Nacional y espacios educativos aumentan spots propagandísticos y entrevistas sobre "las ventajas" para los jóvenes que se incorporan  al Servicio Militar.
En el caso de mi hijo, recibimos en el mes de septiembre 3 visitas de personal del Comité Militar con la finalidad de citarlo para que éste se presente al chequeo médico previo al servicio activo. En la segunda visita, con amenaza manuscrita en la citación de aplicar sanción legal si no acudía a la misma.
A estos funcionarios les expresamos nuestra identidad religiosa y política –siendo también  la decisión de Daniel- y la oposición a que nuestros hijos ingresen a las FAR por ser estos menores de edad y tener nosotros como padres sobre ellos el derecho de la patria potestad.
Tales argumentos fueron incluidos y firmados en la propia citación devuelta  al funcionario – Juan Carlos-para constancia de nuestras palabras.
En Cuba el Servicio Militar ha sufrido cambios en el trascurso de los años. En un principio-década de los 60- se llamó Servicio Militar Obligatorio (S.M.O.) posteriormente se llamó Servicio Militar General (S.M.G.) y actualmente se denomina Servicio Militar Activo.
La adolescencia es la transición entre un niño de edad escolar  y el adulto. La Organización Mundial de la Salud define la adolescencia como una etapa que va entre los 11 y 19 años. En Cuba a los adolescentes se les capta a partir de los 15 años y muchos jóvenes ingresan al servicio militar a los 16 años con “facilidades de estudios”.  Edad donde todavía el joven no está  maduro física y mentalmente como un adulto para enfrentar la vida, mucho menos la militar. Son frecuentes los casos de adolescentes afectados sicológicamente y accidentados en unidades militares, experiencias de las cuales muchos jóvenes y padres desean librarse.
La edad establecida para el ingreso en el S. M. es 16 años - al respecto en 1976 el Estado estableció esa "mayoría de edad" improcedente por sus fines militares y "electorales", conculcando así la patria potestad y arrancando los hijos a sus familias en edad tan compleja. 
Según la Encarta de Cuba, -diseñada por personal cubano- refiere del tema que: “El servicio militar constituye una de las vías principales que permite a los ciudadanos cubanos de ambos sexos cumplir el deber de servir con las armas a la Patria. Todos los ciudadanos del sexo masculino deben cumplir el servicio militar activo”. Y El “Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) es el organismo encargado de dirigir, ejecutar y controlar la aplicación de la política del Estado y del Gobierno en cuanto a la preparación del país para la defensa; la defensa de la soberanía del Estado sobre todo el territorio nacional, incluidos el mar territorial y el espacio aéreo que sobre estos se extiende; la preparación y realización de la lucha armada; y la contratación, adquisición, producción y uso del material de guerra que satisfaga las necesidades de la defensa.”
El Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), conforma también el Servicio Militar Activo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Es concebida como: “una fuerza combativa y productiva que forma parte de las tropas terrestres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y tiene como misiones principales:
  • - Realizar actividades productivas en interés del desarrollo económico-social del país.
  • - Ejecutar medidas para la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales.
  • - Preparar militarmente a sus integrantes y participar en la realización de la lucha armada.
  • - Contribuir a la educación y formación patriótica, militar, laboral, deportiva y cultural de los jóvenes.”
Es de mucha preocupación para los jóvenes y sus familias que no simpatizan con la política de gobierno impuesta por el estado cubano, al obligarlos a defender una doctrina o Proyecto Socialista de la cual difieren ideológicamente.
Muchos interpretan que si ingresan al Servicio Militar con ideologías contrarias serán considerados como traidores a la patria y recibirán la más severa de las sanciones. “La traición a la patria es el más grave de los crímenes; quien la comete está sujeto a las más severas sanciones.” Artículo 65, Constitución de la República de Cuba 2002.
En nuestro país está vetada la oportunidad de expresar otras alternativas políticas para implementar en la sociedad cubana. El Partido Comunista ocupa todo el espacio posible anulando el derecho a la libre expresión social.
El ejército defiende la soberanía del Estado socialista y el Partido Comunista - quienes no representan en su concepto de patriotas a individuos y grupos no alineados a su programa, considerados históricamente como apátridas.
*Pastor de confesión Bautista. Graduado en el 1991.  Fue excluido como Pastor de la Convención Bautista de Cuba Occidental. Sus trabajos de opinión pueden leerse en el Blog Religión en Revolución. También colabora con Hablemos Press.

noviembre 29, 2011

Los miembros de la secta secreta Abakuá, desfilan por La Habana.

Siempre escuchábamos que esta era la sociedad secreta, mas “secreta” que había en Cuba, mostrase no es parte de esta sociedad fraternal y religiosa que vino con los esclavos africanos y se establecido dentro de la sociedad habanera. Se les llama ñáñigos también. Es una sociedad formada por hombres, cuyo secretismo ha trascendido hasta nuestro tiempo, pero en esta información parece que el gobierno permite y ellos aceptan desfilar por El Prado. Aquí la información:
LA HABANA, Cuba, 29 de noviembre del 2011-El domingo 27 a la 1 pm se iniciaron un conjunto de actividades de recordación, por parte de la fraternidad Abakuá. Esa asociación fraternal, a la que el etnógrafo Fernando Ortiz denominó “los masones africanos” llegó a Cuba con la trata de esclavos.
Éste día los miembros de la fraternidad efectuaron un triple homenaje: a los ocho estudiantes de medicina fusilados por el régimen colonial español en 1871, a Mariana Grajales, madre de varios próceres de la independencia de Cuba, fallecida en 1893 y a hermanos de su fraternidad.
En el No. 5 de la Gaceta de Cuba, en 1998, el investigador Tato Quiñones dio a conocer en un artículo de investigación histórica, la acción armada que realizaron, en la víspera del 27 de noviembre de 1871, miembros de la fraternidad Abakúa para impedir que fusilaran a los jóvenes estudiantes de medicina. Los sublevados fueron masacrados por el cuerpo de voluntarios del ejército español.
Sin embargo, no es hasta el 2006 que un grupo de jóvenes independientes, de la Cátedra Haydée Santamaría, pertenecientes a la Red Protagónica Observatorio Crítico, entre otros, decidieron recordar públicamente el hecho protagonizado por los abakuá. Para eso, escogieron el parque de la intercepción de las calles Morro y Colón, sitio aproximado en que cayera uno de los combatientes, y comenzaron así la tradición de honrarlos cada año. Posteriormente se sumaron al homenaje  miembros de la fraternidad abakuá y otras agrupaciones de la sociedad civil.
El gobierno cubano, había permanecido hasta ahora ajeno a la actividad y al hecho histórico. Sólo éste año, declarado por la UNESCO como “El año Internacional de los Afrodescendientes”, se habló por primera vez del hecho histórico en el órgano oficial del partido comunista, el periódico “Granma” del viernes 25 de noviembre, en el artículo “Los caminos encontrados el 27 de noviembre”, del periodista Pedro de la Hoz. También instituciones culturales y docentes se han referido al suceso.
La jornada del domingo se inició en el vestíbulo de la Editora Abril, con una evocación a Andrés Petit, quien en el siglo XIX propicio la entrada de blancos y otras modificaciones en la fraternidad.
A las 3 pm en el parque de las calles Morro y Colón se cantó el Himno Nacional, se hizo un minuto de silencio y se efectuó una acción ritual por los hombres caídos. El actor Jorge Ryan declamó un texto martiano, seguido de interpretaciones de la agrupación musical Chekendeke. También, intervinieron otros participantes en el acto.
El toque de tambores Abakúa inició la procesión, junto con danzantes vestidos con los atributos alegóricos de la fraternidad. El desfile marchó por el Paseo del Prado hasta la Punta y allí se colocó una ofrenda floral en el Monumento a los Estudiantes de Medicina.
La foto es del autor del artículo que aparece en el sitio de Cubanet.
*Ingeniero mecánico. Estudió en el Instituto Técnico Militar José Martí. Bachiller en estudios bíblicos y teológicos.

noviembre 27, 2011

LA TSMP, la SARA y la Shouwang chinas y cubanas.

Por: Pbro. Mario F Lleonart Barroso.*
El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; más ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. Juan 3.8
Con avidez leí el boletín No. 6 de 2011 de la Voz de los Mártires (VOM), www.persecucion.org. Días antes, el domingo 13 de noviembre, habíamos tenido en cuenta en nuestras iglesias su convocatoria acerca del Día Mundial de Oración por la Iglesia Perseguida, cuyo énfasis extendimos inclusive por toda una semana hasta el domingo 20 en que proyectamos el excelente cortometraje «La prueba de fe de Esteban», también producida por la VOM.  
El artículo principal del referido boletín ¨El problema del crecimiento evangélico¨ por Dory F. parecía estar hablando de Cuba, pero no, lo estaba haciendo sobre China. La experiencia cubana la sufro en carne propia pero sobre la de China apenas tenía algunas referencias. Yo pensaba que con los horrores ya dejados atrás de la denominada Revolución Cultural liderada por Mao Tse Tung, donde hasta los gorriones se vieron en peligro, la época de la persecución en China había quedado atrás. A otros fuera de Cuba les pasa como a mí me pasaba respecto a China, les parece que tras desmanes dejados atrás como los campos de concentración de las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP), y tras el traspaso constitucional de un Estado ateo a laico en 1992, ahora todo es color de rosa para la religión.
Sorprende cuanto de paralelo hay en las experiencias China y cubana respecto a la religión. A pesar de la lejanía cultural y geográfica llama poderosamente la atención cómo la adopción de regímenes políticos tan parecidos, aunque no idénticos, puedan determinar comportamientos sociopolíticos similares y tan despóticos.  Primero fue la pretensión de eliminar totalmente la ´´lacra´´ de la religión a costa de todo tipo de excesos. Después de una derrota asimilada en ambos países se puso en práctica una política más sutil. Primero la condena del opio, después, ante la imposible eliminación, por lo menos su control y manipulación.
Foto a la izquierda: Chinese delegation led by President of Three Self-Patriotic Movement of China Elder Xianwei Fu on a visit to the Association of Theological Schools in Pittsburgh, which was arranged by FTESEA,November 3, 2011 .
Si China tiene hoy su Administración del Estado para las atenciones religiosas (SARA), Cuba tiene su oficina de Atención a los Asuntos Religiosos  del Comité Central del Partido Comunista.  Si China tiene su Three-SelfPatriotic Movement (TSMP) Cuba tiene su Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), aunque hoy se deba reconocer que el CIC no ha sido tan efectivo a los objetivos del gobierno como lo está siendo el uso de la selecta lista del Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, por los privilegios que provienen de la pertenencia a este canon cuasi cerrado, aunque también sanciones (pregúntesele a iglesias bautistas como la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara). De esta manera se ha generado una élite de autoridad religiosa por lo general en contubernio con las autoridades políticas. El clásico concordato entre la bestia y el falso profeta. Las autoridades políticas dan el pan y el agua a las autoridades religiosas, a cambio del control del pueblo que asiste a sus iglesias al cual se hace necesario suministrar grandes dosis de opio para adormecer.
Muy buenos resultados está dando este cambio de estrategia a un sistema que no ha dejado de ser en esencia enemigo de la religión pura y sin mácula, la que en el decir de Bonhoeffer, libera de todo lo que oprime y agobia. En los años ´60 era directamente el régimen quien colocaba los sellos en las puertas de los templos cerrados con el respaldo de una URSS que hacía lo mismo -la iglesia bautista que pastoreo en Taguayabón tuvo uno entre el 15 de noviembre de 1963 y el 31 de diciembre de 1964- ahora son las autoridades religiosas de turno quienes hacen el trabajo en caso de que las autoridades políticas se lo solicitasen a cambio de ¨´favores¨ que deberían corresponder como derecho.
 Foto a la derecha: Miebtros de una Iglesia Shouwang en China.
Pero el evangelio, libre y que libera, no está preso ni en China ni en Cuba. No lo estuvo cuando la política de la camisa de fuerza primero, ni con la dulce política del abrazo de la muerte de ahora. El artículo de Dory F. toma como ilustración la experiencia de un pastor chino que es nombrado como ¨Shen¨, represaliado por asistir a un servicio religioso prohibido en la iglesia no registrada Shouwang. A pesar de la pretensión del control totalitario en Cuba también tenemos cada vez más iglesias libres del tipo de la Shouwang de China. Dada su preocupación por tal fenómeno China está aplicando su ¨Operación Disuasión¨ mediante la cual intenta ¨guiar¨ a los creyentes que asisten a iglesias no autorizadas a las que el Estado controla y manipula. No sé qué nombre se esté dando por parte de los órganos de la Seguridad del Estado para similar operación en Cuba, pero ¿qué fue sino lo que viví en persona en mi última arbitraria detención del pasado 19 de octubre ya descrita anteriormente en mi blog Cubano Confesante?  ¿Qué fue lo que trataron de hacer los dos oficiales si no disuadirme como lo hacen en China? ¿Por qué su amenaza -todavía sin efecto- de que serían mis líderes religiosos quienes se iban a encargar de mi caso? 
Doy gracias a Dios que a pesar de estas trilogías equivalentes de las TSMP, la SARA y la Shouwang chinas y cubanas no todo es blanco y negro en este ámbito. Tengo la bendición de ser bautista y no es tan fácil lograr los propósitos maquiavélicos de ejercer el control deseado y demostrado ya sobre otras confesiones, sobre una denominación proveniente de la parte más radical de la Reforma. Pertenecer a este tipo de iglesias libres aun cuando con todo el derecho estemos incluidos en la lista del Registro de Asociaciones, dada nuestra presencia de más de un siglo en esta isla, es una de las tantas bendiciones que Dios nos concede para realizar con más libertad la misión profética que nos corresponde.
El pasado 24 de noviembre se produjo otra ola de detenciones. Ese día, al salir de casa de mi madre, la misma que alguien apedreara en horas de la noche del 22 de octubre, el expreso político Librado Linares fue detenido en mi presencia, justo después de visitar a mi padrastro Santiago Martínez que agoniza en estado terminal por cáncer, uno de los testigos referenciales de Juan Wilfredo Soto. En la radio de un patrullero, cuando se daba la orden de esta arbitrariedad fue escuchada la advertencia repetida: ¨Pero no detengan al pastor¨. Es lógico que este cambio de táctica en la constante represión hacia mi persona y ministerio no obedece sino a la expectativa de aquella amenaza que me realizara la Seguridad del Estado respecto a que serían mis líderes convencionales los que les harían este trabajo. Descaradamente el régimen espera por mis hermanos, pero ya ha pasado más de un mes de que se me realizara esta insolente amenaza y mis hermanos no han saciado sus deseos. Oro por mis hermanos en funciones de liderazgo convencional. La historia les ha colocado en una posición extremadamente difícil. Ojalá que no cedan y demuestren que la paralela trilogía  de las TSMP, la SARA y la Shouwang chinas y cubanas no es un fenómeno compacto. Dios bendiga a China y a Cuba y siga corriendo en ellas su evangelio libre como el viento, a pesar de sus gobiernos tan arbitrarios como pasajeros.
*Pastor Bautista radicado en Cuba y Miembro de la Convección Bautista de Cuba Occidental, quien desempeña su Ministerio en la Iglesia Bautista de Taguayabón y Rosalía, VC, Cuba. Profesor Seminario de Santa Clara, y filial del Seminario de La Habana en Vueltas. Edita desde Cuba el Blog Cubano confesante.

noviembre 25, 2011

No quiero ser el Pastor de “El hombre que amaba los perros”.

Por: Pbro. Mario F Lleonart Barroso.*
Lo que terminó de complicar mi credulidad fue sin embargo, el reclamo de una necesaria humildad cristiana proclamada desde el púlpito por unos jerarcas teatrales, de cuya sinceridad empecé a dudar cuando supe de la existencia de autos, viajes al extranjero y privilegios, adquiridos a cambio del olvido del pasado, complicidad y silencio.
Recién acabo de leer la novela El hombre que amaba los perros del talentoso escritor cubano Leonardo Padura Fuentes y he quedado impresionado por el derroche de talento del novelista, lo cual, no obstante, ya tenía confirmado desde mi lectura de sus novelas anteriores.
No ha sido fácil dar con los libros de este escritor de Mantilla. Si relato las peripecias de cómo he logrado encontrarlos podría componer varios post. El mismo Padura tal vez pueda recordar la respuesta que me diera en 2002 en un breve intercambio que sostuvimos vía correo electrónico cuando le solicitaba alguna sugerencia respecto a cómo conseguir sus libros, entonces me respondió: «No sé qué hacen con esos libros que escribo para ustedes».
Salgase a recorrer las librerías cubanas y podrían encontrarse tiradas voluminosas de literatura por la que el público no posee interés alguno, encontrar algo de Padura sin embargo será un verdadero hallazgo ya que sus ediciones cubanas resultan puro símbolo. A pesar de ello me las he ingeniado para conseguirlas, en algunos casos, como en este de El hombre que amaba los perros, en calidad de préstamo formando parte de una larga cola que devora la novela con avidez. Me impresionó tanto la lectura que mi cuenta en Twitter @maritovoz recibió el pasado 8 de noviembre una ráfaga de gorjeos de mis impresiones y de frases extraídas literalmente del libro como una muestra de mi impacto.
El episodio del siglo XX develado en la novela descarna la monstruosidad del stalinismo, y por extensión como lector infiero también su dolorosa metástasis en nuestra versión cubana. No por casualidad el asesino de Trotsky pudo pasar sus temporadas en esta isla que llegó a ser el satélite de la URSS en América, y ahí están como una huella en el tiempo la presencia de sus perros en la película Los sobrevivientes de Tomás Gutiérrez Alea.
Sin embargo, a lo que deseo referirme en este post, independientemente de toda la trama que me atrapara en la lectura de las más de quinientas páginas, y que está a disposición de todos los que se propongan conseguir el libro, es a unas breves palabras con las que Padura habló hondo a mi corazón de pastor. Sobre todo porque siento que es el mismo Padura a través de su personaje Iván quien se me franquea por completo para decirme desde las primeras palabras que conforman la obertura del libro, primera parte, capítulo 1:
-Descansa en paz – fueron las últimas palabras del pastor.
Si alguna vez esa frase gastada, tan impúdicamente teatral en la boca de aquel personaje, había tenido algún sentido fue en ese preciso instante, mientras los sepultureros, con despreocupada habilidad, bajaban hacia la fosa abierta el ataúd de Ana. La certeza de que la vida puede ser el peor infierno, y de que con aquel descenso se esfumaban para siempre todos los lastres del miedo y el dolor, me invadió como un alivio mezquino y pensé si de algún modo no estaba envidiando el tránsito final de mi mujer hacia el silencio, pues hallarse muerto, total y verdaderamente muerto, puede ser para algunos lo más parecido a la bendición de ese Dios con el que Ana, sin demasiado éxito, había tratado de involucrarme en los últimos años de su penosa vida.
Ya casi al final de la novela, en la segunda parte, capítulo 28, se explica el porqué de estas palabras tan sentidas:
Lo que más dolor me producía era ver cómo Ana, a pesar de pasajeras mejorías, se iba apagando entre las cuatro paredes húmedas y desconchadas del apartamentico apuntalado de Lawton. Tal vez por ello, primero como acompañante de la desesperación de mi mujer, y al fin como practicante, me acerqué a una iglesia metodista y traté de cifrar mis esperanzas en un más allá donde quizás encontraría lo que me había negado el más acá. Pero mi capacidad de creer se había estropeado para siempre, y aunque leía la Biblia y asistía al culto, constantemente rompía las reglas de la ortodoxia rígida exigida por aquella fe: demasiadas obligaciones inapelables para una sola vida, demasiados deseos de controlar a los fieles y sus ideas para una religión libremente elegida… Lo que terminó de complicar mi credulidad fue sin embargo, el reclamo de una necesaria humildad cristiana proclamada desde el púlpito por unos jerarcas teatrales, de cuya sinceridad empecé a dudar cuando supe de la existencia de autos, viajes al extranjero y privilegios, adquiridos a cambio del olvido del pasado, complicidad y silencio.
Cuando leo estas palabras de Padura  inevitablemente vienen como intertexto otras de Bonhoeffer, el pastor confesante de la Alemania nazi cuando emite la siguiente autocritica respecto al cristianismo al que perteneció y que me martillan tanto por cuanto temo nos esté pasando lo mismo en Cuba:
Hemos sido testigos silenciosos de hechos malvados, hemos aprendido muchos ardides, hemos aprendido las artes de la simulación y el lenguaje ambiguo; la experiencia nos ha enseñado a recelar de otras personas y bastantes veces hemos sido parcos con la verdad y las palabras francas; conflictos insoportables nos han hecho dóciles o tal vez incluso cínicos… ¿Somos todavía de alguna utilidad? (Palabras del ensayo Después de Diez Años, diciembre 1942).
Leyendo tus palabras Padura una vez más me sentí retado a ser un pastor diferente al que aludes, el pastor que Cristo necesita para esta Cuba maltratada y vejada como lo fue la Rusia de Stalin, uno que se pare en la brecha y cumpla con el rol profético que sin dudas, tienes razón, hemos supeditado a intereses más terrenales para ocasionar reacciones tan lógicas como la tuya, y que arrastramos en Cuba desde Hatuey. Por eso, para retarte en esa incredulidad a la que no debieras conformarte te traigo el consuelo de Martí en uno de sus más polemizados y controvertidos trabajos, «Hombre del campo», cuando experimentando una decepción similar a la tuya, se rebeló renunciando a la increencia que se le pretendía presentar como exclusiva alternativa y exclamó:  ¡No, amigo mío, hay otro Dios!
*Pastor Bautista radicado en Cuba y Miembro de la Convección Bautista de Cuba Occidental, quien desempeña su Ministerio en la Iglesia Bautista de Taguayabón y Rosalía, VC, Cuba. Profesor Seminario de Santa Clara, y filial del Seminario de La Habana en Vueltas. Edita desde Cuba el Blog Cubano confesante.

¿Podrá la Virgen cambiar a Cuba?

Desde el 8 de Agosto del 2010 hasta Diciembre del 2011 la Imagen de la Caridad del Cobre es  llevada por los diferentes pueblos y ciudades de nuestro país, y los sacerdotes católicos proponiendo a nuestro pueblo que le hagan peticiones de prosperidad y protección.
Y el calendario del año 2011 publicado por la misma Iglesia  indica que la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre remonta su origen al siglo XVII: “Se tienen noticias de que en el año 1648, en la Parroquial Mayor de Bayamo, había un altar dedicado a la Virgen de la Caridad.” Apunta que en la Parroquial  “había un altar a su imagen”.
De igual forma el anuario vincula su devoción  a patriotas independentistas en tiempos de guerra. Como la familia Grajales, Planas Ulloa, entre otros.
“Hay datos que en la Parroquial Mayor en el año 1875, en plena guerra, se celebraba solemnemente la fiesta de La Caridad con la asistencia de gran número de fieles.”
Es de imaginar que la Virgen, y su significado, eran llevada en la mente y el corazón por los insurrectos mambises y soldados españoles católicos al campo de batalla.
Todos -criollos e hispánicos- se encomendaban al cuidado de la misma  y al Dios todopoderoso cuando salían a la guerra.   
Según el periodista independiente Jaime Leygonier -católico catequista  y Licenciado en Historia- el sobrenombre de “Mambisa” no corresponde a sus recuerdos ni a la tradición popular: "Esta referencia a la Virgen como "mambisa" nadie la mencionó, invocó o recordó con este vínculo patriótico hasta las vísperas de la visita del Papa Juan Pablo II en 1998.”
Por estos días durante las distintas procesiones con la Imagen, los sacerdotes católicos proclaman: “Viva la madre de Cuba”. “Viva la Virgen Mambisa”. “Viva Cuba”. “Viva Jesús”.
El sobre nombre de “Mambisa” quizás sirva para recordar el valor extinto de los mambises que lucharon por la independencia de Cuba, y que se opusieron a la tiranía del momento histórico en que les correspondió vivir.
Según el calendario, a la Imagen la llevaron por todas las provincias del País entre los años 1951-1952, en la Misión Nacional para conmemorar los 50 años de la Independencia de Cuba y en la actualidad  (años 2010-2012) la motivación es “los 400 años del hallazgo de la Bendita Imagen de la Virgen de la Caridad en la Bahía de Nipe.”
En el almanaque se le asigna una petición a la Virgen para cada mes del año. Motivos lógicos que todos los creyentes de cualquier profesión religiosa haríamos  a la Virgen, santo o a Dios mismo según la creencia de cada cual.
Puesto que no soy católico discrepo con algunas creencias fundamentales que enseña la Iglesia Católica, y no usaré de esto para censurarla.
No creo que la Virgen sea la Protectora de Cuba, en todo caso de los creyentes católicos. Su patronato contradice las enseñanzas de la Biblia y el evangelio, confiriéndole roles y poderes propios de Dios o Jesucristo, quien es el  Rey de Reyes y Señor de Señores”.
No creo que la peregrinación de la imagen en el territorio nacional cambie para nada la vida del pueblo cubano, católico o no. En todo caso Cuba necesita volverse al Dios vivo, único y verdadero, poniéndole en primer lugar y respetando su Palabra. Mat. 4:10.
La adoración es debida solamente a Dios (Exo. 20:3; Apoc 22:9).Cualquier representación, honra, plegaria o veneración de algo en los cielos o en la tierra es señalado por las Sagradas Escrituras como un acto de idolatría.
La idolatría consiste en honrar a las criaturas en lugar de al Creador, postrarse ante los ídolos en adoración, plegaria o veneración. Por estas razones la Virgen es la protectora de la comunidad católica excluyendo a quienes no aceptamos el dogma de María.
Esta peregrinación solo contrasta con épocas donde el gobierno expulsó en masas a sacerdotes católicos y otros no gratos para la naciente revolución en la década de los  60 generándose una crisis religiosa nacional.
Las  confiscaciones de propiedades e inmuebles de las distintas organizaciones religiosas, hoy  en usos gubernamentales me remontan a esos momentos de la historia.
Es visible que la Iglesia Católica ha recibido como nunca antes “facilidad de expresión”, más que las evangélicas u otras. Esta cruzada y el arreglo de algunas calles bacheadas en el interior de la ciudad por donde habría de pasar las procesiones con la Virgen es una muestra de ello. 
Poco o nada cambiará la triste realidad cubana aunque se ronde a la estatuilla por toda la Isla y que venga a Cuba el Papa Benedicto XVI el próximo año 2012, si no existe el libre derecho a la expresión, el pluripartidismo, así como la  libertad religiosa plena y no las ínfimas concesiones a las que estamos acostumbrados a ver. 
* Pastor de confesión Bautista. Graduado en el 1991.  Fue excluido como Pastor de la Convención Bautista de Cuba Occidental. Sus trabajos de opinión pueden leerse en el Blog Religión en Revolución. También colabora con Hablemos Press.

noviembre 23, 2011

La Virgen de todos.

Por Aimé Cabrera.*
La Virgen María de la Caridad del Cobre no es solo la Patrona de Cuba,  sino que esta advocación mariana, desde su aparición hace casi 400 años, ha sido el manto donde se han postrado personas de todas las razas y clases sociales, adorándola por su intersección ante Dios ante los casos más disímiles. Ella ha traído la felicidad  y la solución a quienes optaron por la fe, y dejaron a un lado el pesimismo y  la desesperanza.
Desde su llegada a la capital el 6 de noviembre ha estado su imagen venerada en asilos, casas de misión, conventos, parroquias, hospitales y parques donde su presencia ha desatado el frenesí de un pueblo que ha estado reprimido por los intolerantes, esos que le negaron estudios universitarios o buenos  puestos de trabajo a quienes no admitieron negar su amor a Dios, y a la Virgen Mambisa en las primeras décadas del impuesto gobierno, aún imperante.
El tiempo borra, o al menos aplaca los odios y hostigamientos de muchos oportunistas que en su mayoría, después de cansarse de hacer daño a sus coterráneos, viven en la actualidad en  el exilio y han tenido una conversión nada convincente; o permanecen en su país, viviendo de privilegios y asistiendo a los templos cuyos pastores no hincan sus rodillas ante Dios, sino ante el César.
Es el momento de reflexionar sobre qué hemos estado haciendo de nuestras vidas hasta ahora. Es el instante de meditar y reconocer nuestros malos comportamientos, abrazando dependencias que degradan, esos hombres que son capaces de levantarle la mano a una mujer, injuriarla, o abusar de ella en cualquiera de las formas más criticables: deben arrodillarse y pedir perdón de solo pensarlo, cuán hipócrita pudiera ser su presencia en una iglesia o procesión donde esté la Virgen Cubana.
Tienen tiempo de admirarla y de no tener pena en mostrar su respeto por la bella Virgen de cabellos de azabache ensortijados, piel bronceada y cara de rasgos mestizos que la hacen tan  bella, todos los que se sientan cubanos y cubanas, todos los que se esfuercen en amar a su prójimo, sin empujarlos, sin asaltarlos, sin gritarles frases bochornosas por no compartir sus ideas.
 Ha llegado un momento sin igual que debemos tener en cuenta, para poner en orden lo que vamos a hacer, con temor a Dios, por el bienestar propio y de los demás. Ser tolerables, saber escuchar, respetar como piensan los demás,  rescatar las frases que dieron a  nuestro pueblo el reconocimiento en el área, por la educación y el buen trato de sus habitantes,  hasta de quienes no sabían leer y escribir.
Debemos arribar al Cuarto Centenario con menos odio, menos rencor, menos prepotencia, y más amor, ese amor que nos debe unir de un extremo a otro de la Isla, ese amor que debe emanciparnos aunque estemos lejos , ese amor que nos brinda La Virgen y El Padre, no lo debemos desaprovechar.
Foto de la autora del artículo.
*Periodista independiente que reside en Ciudad de la Habana,  Licenciada en Educación en la especialidad de Inglés, edita el Blog  Comunícateconmigo.

noviembre 19, 2011

Pronunciamiento de la Alianza Cristiana con respecto al Rev. Mario F Lleonart Barroso.

La Alianza Cristiana en Cuba, se pronuncia totalmente de acuerdo con el artículo publicadoen el Blog Religión en Revolución que dice:
Ninguna Iglesia Bautista, organización o institución de esta u otra denominación en el exterior ha expresado su solidaridad con el Pastor Mario Félix Lleonart Barroso, su familia y su amada Iglesia”.
En estos momentos el Pr. Lleonart se encuentra cuidando a su padrastro en el Hospital de Villa Clara, Sala de oncología, cama 7, teléfono 042 2733 y solicitamos oración así como cualquier gesto solidario con él y su familia.
Nuestro Ministerio Alianza Cristiana en Cuba, se duele y se solidariza con nuestro hermano pastor Mario Félix no solo espiritualmente sino en la obra que realiza, porque él glorifica el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
Nota: recibido por correo electrónico desde Cuba.

noviembre 18, 2011

VETE PREPARANDO.

VETE PREPARANDO.
Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Más si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas. 1 Pedro 2.19-21
Pues vete preparando” - fue la advertencia que me lanzó el oficial Raúl, a quien han dado la engorrosa tarea de seguir cada paso que doy, aquella tarde del 19 de octubre, cuando sufrí mi última detención. Su aviso no tenía que ver con actos de repudio, nuevas detenciones, siembras de delitos, ni con las campañas difamatorias.
El tema de la conversación era el arresto del 26 de junio cuando se me impidió llegar al servicio religioso al que invitó el pastor Yordi Toranzo en la Iglesia Metodista de Santa Clara. El último que ministraría Yordi en su iglesia ya que al día siguiente lunes 27, y sin él saberlo, el obispo Ricardo Pereira en persona, y de prisa, cumpliría las órdenes dadas por la oficina de Atención alos Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba  instalando un nuevo pastor con la misma facilidad con que cambió los cerrojos del templo, y todo bajo la custodia, según muchos atestiguan, de miembros del Partido y de la Seguridad del Estado; ellos sí tenían derecho a inmiscuirse, es más, tenían derecho a dar las órdenes.   
Tú no tenías que ir aquel día a entrometerte en asuntos internos de esa iglesia, eran problemas entre Yordi y su obispo”- me endilgó Raúl, entre otra sarta de contravenciones intentando explicarme el porqué de aquella otra arbitraria detención que se me realizó, cual si ella misma no fuera demostración de hasta donde ellos sí estaban involucrados en los asuntos de la Iglesia Metodista de Cuba. Y agregó: - A ver, ¿alguna vez Yordi ha ido a tu iglesia a meterse en algún litigio entre tú y tus líderes religiosos?-
-           Claro que no- le respondí- es que nunca mis líderes religiosos y yo hemos tenido un litigio- y ahí lanzó su frase certera y llena de convicción: - “ ¡Pues vete preparando!”.
En verdad debo reconocer que mis líderes convencionales han resistido bastante, no porque yo haya caído en actitudes censurables, sino por las fuertes presiones que son ejercidas sobre ellos desde el 2009 cuando Christianity Today me honrara con una foto en su portada ( foto arriba a la derecha), y como es propio de una dictadura como esta ante un siervo que sencillamente pretende cumplir su rol profético con el Sermón de la Montaña como única plataforma política. De hecho debo confesar que he sentido compasión por mis líderes, tal es así que poco después de la defenestración a Yordi por la Iglesia Metodista y a Lorenzo Rosales en Palma Soriano, por líderes de La Biblia Abierta, sentí la necesidad de escribir un tweet donde declaré: #cuba Agradezco a directiva Convención Bautista Cuba Occidental por resistir fortísimas presiones contra mí. Gracias por no dejarme solo. Allí está publicado en Twitter en mi cuenta @maritovoz el 28 de julio a las 10.42 am.
Cuando veo lo que le han hecho a Yordi Toranzo, a pesar de la amenaza del oficial Raúl expresada con tanta firmeza, dudo que la Convención Bautista de Cuba Occidental adopte una posición tan servil como la de la Iglesia Metodista de Cuba. De la noche a la mañana este pastor dedicado por catorce años ininterrumpidos al ministerio, ocupando en el momento de su expulsión cargos de liderazgo tan importantes como el de superintendente de la región central, no solo fue despojado de sus honrosas ocupaciones, sino incluso del sustento que requiere su hogar formado por su esposa, enferma de lupus, y de sus dos niños; que de parte de la denominación religiosa a la que sirvieron por tantos años, quedaron literalmente desamparados. De pronto sin el carro, sin el teléfono, sin salario, sin libreta de abastecimientos y con la amenaza siempre latente de un desalojo, el tratamiento a este hombre es evidencia a cuanto entreguismo pueden llegar las autoridades  religiosas en Cuba; y cuan buenos resultados ha dado a la dictadura la nueva política tan sutil que trazó para la religión desde 1992 que es la que les está dando estos buenos frutos.
Agradezco al Blog¨Religión en Revolución¨ que ante mi post ¨Lamentaciones, ayuno, oración ytestimonio¨, así como ante algunos de mis tweets, haya publicado un post llamando la atención sobre un posible recrudecimiento del acoso a mi persona, familia y ministerio. Debo aclarar que, aunque no siempre de forma pública, si recibo constantemente muestras de apoyos de hermanos alrededor del mundo, ya en otros post agradecí a organizaciones tan prestigiosas como Solidaridad Cristiana Mundial que ha logrado que muchos hermanos en Europa, especialmente en Reino Unido, eleven contantes oraciones por nosotros.
En el llamado quehace “Religión en Revolución” se hace referencia explícita a un tweet de hace algunos días donde dije: “Mientras viajé por oriente el régimen intentó convertir Taguayabón en otro Salem”. Y es que ese ambiente fue el que me encontré a mi regreso en el pueblo tras pasar unos días primero en un evento cristiano, y luego realizando una visita familiar. Durante mi ausencia algunos líderes convencionales debieron venir a Villa Clara y a su paso llegaron a Taguayabón y saludaron a algunos hermanos, lo cual puede ser un hecho totalmente inocente; pero no fue la manera en que fue interpretado. Fui informado que paralelamente el oficial Raúl que me realizó la advertencia de “vete preparando” estuvo en su vuelo de Suzuki por Taguayabón. Tras esta visita paralela de mis hermanos por un lado, y de Raúl por el otro, quedó en el pueblo un indicio de cacería de brujas al estilo del mítico Salem donde por supuesto yo era el brujo principal. Elementos de la Seguridad del Estado desde entonces han estado anunciando con júbilo a familiares, amigos y miembros de la iglesia que un desalojo por parte de la Convención Bautista contra mi familia es inminente y que si no se efectúo en aquellos días era porque no estábamos en el poblado, sin dejar de añadir un elocuente “Y nosotros no tenemos nada que ver con eso”. Reuniones por diferentes barrios se han estado celebrando interconectando la Seguridad del Estado con los núcleos del Partido zonales tratando de influir en la población predisponiéndola negativamente en mi contra, y extendiendo la vigilancia constante que se me realiza a mí, a otros miembros fieles de la iglesia, arreciando así la campaña que desde hace meses se viene realizando.
Los argumentos de estos factores rayan en lo risible y denotan una ignorancia total de los sólidos principios bíblicos que sostenemos los bautistas y cuyas formas de gobierno es evidente que no puedan entender habituados durante tanto tiempo ya a las estructuras de carácter totalitario. A pesar de las presiones fortísimas del régimen sobre mis líderes convencionales hasta el presente sigo siendo un pastor reconocido legalmente por la Convención Bautista de Cuba Occidental y dudo que las aspiraciones y anuncios provenientes de las esferas políticas se hagan realidad. Si bien, y especialmente desde el sutil cambio de política del régimen hacia la religión en 1992, las iglesias cubanas en general, miembros o no del Consejo de Iglesias,  han asumido evidentes rasgos constantinianos, estableciéndose lazos  entre lo que se supone sean los poderes espirituales, con los poderes temporales, manifestados concretamente en las relaciones Iglesia-Estado, es necesario recordar que los bautistas provenimos de lo que se conoce como la Reforma Radical.
Dudo que los líderes convencionales actuales, que poseen incluso cargos regionales en la Alianza Bautista Mundial, que de tan buen favor goza en materia de justicia y en defensa de derechos humanos en la comunidad internacional, cedan definitivamente ante un régimen ávido de aplastarme pero acostumbrado en las últimas décadas a que sean las jerarquías eclesiales quienes les hagan el trabajo sucio. Si hay bautistas realmente ocupando los cargos convencionales, al servicio de Cristo, “único Rey y Juez de la conciencia y de la iglesia” ; y al servicio de la Asamblea que les eligió, las autoridades políticas no conseguirán esta vez el clásico contubernio de  la bestia y el falso profeta. Y si alguno cometiere un error, ya que han existido también a lo largo de la historia  bautista, dudo que cuenten con el beneplácito de las iglesias a las que la Convención sirve, y mucho menos de Cristo, el Señor que me comisionó como agente de su gracia.   
     *Pastor Bautista radicado en Cuba y Miembro de la Convección Bautista de Cuba Occidental, quien desempeña su Ministerio en la Iglesia Bautista de Taguayabón y Rosalía, VC, Cuba. Profesor Seminario de Santa Clara, y filial del Seminario de La Habana en Vueltas. Edita desde Cuba el Blog Cubano confesante.

La Virgen de la Caridad y el recuerdo de un gran Obispo.

      Por: Mario Hechavarria Driggs.*    
     El veintidós de Julio pasado, lo que era una noticia debió esperar hasta septiembre para serlo realmente, cuando la revista católica “Palabra Nueva”, publicó en su número ordinario de septiembre, la carta enviada por  Raúl Castro, Presidente del país,  al Cardenal Jaime Ortega Alamino, con sus condolencias por el fallecimiento, el día anterior en Miami, del  Arzobispo Emérito de Santiago de Cuba, Pedro Claro Meurice Estiú.
    De sus propias palabras sobre el finado, nos llega la conexión con la historia y el significado del hecho: “A él le correspondió suceder a aquel hombre al que mi generación recuerda con gratitud, monseñor Enrique Pérez Serantes.” Se refería el Jefe de Estado a los tiempos difíciles, posteriores al Asalto al Cuartel Moncada el veintiséis de julio de mil novecientos cincuenta y tres, cuando la firme y serena actitud del  arzobispo santiaguero, salvó a muchos como el propio Raúl de la represión del general Fulgencio Batista.
    Pérez Serantes recién había recibido el obispado y Meurice era un joven sacerdote, apadrinado por el nuevo prelado, quien veía en el joven santiaguero, altas dotes para la vocación por él escogida. Los años probarían lo acertado de aquel padrinazgo. Pedro Meurice estudiaría en Santo Domingo, España y Roma. Regresaría a Cuba cuando los barbudos de Fidel Castro avanzaban victoriosos sobre la ciudad que le acogería finalmente, llamado por el arzobispo Pérez Serantes, para ser su Secretario y Canciller.
    La historia demostraría que de mucho le valió al sacerdote su cercana y estrecha relación con un arzobispo de tanto prestigio. Los curas eran expulsados de Cuba. El propio Meurice  cuenta que “Un día vinieron dos oficiales a verme y me dijeron que tenía quince días para abandonar el país, yo respondí que no hallaba razón para hacerlo, pues era cura de varias parroquias y Canciller del Arzobispado. Luego hablé de esto con el arzobispo y serenamente me contestó:- Pues hazte como si no oíste nada. Así fue, pero luego se llevaron de Santiago 18 sacerdotes. Por suerte, a mí no me pasó nada.”
    Ciertamente la influencia de Pérez Serantes salvó a Meurice, pero como nota elocuente, sólo en el vapor Covadonga, viajaron expulsados de Cuba en ese mil novecientos sesenta y uno, ciento treinta religiosos. Eran los momentos de una crítica relación entre la Iglesia Católica y el estado cubano, que habría de mantenerse por décadas.
    El año noventa y ocho del pasado siglo marcó el cambio, ya desmoronado el Muro de Berlín, momento en el que Cuba necesitaba “un aire” para salvar su Revolución. Fidel Castro recibe con una ‘‘sonrisa’’ al Papa Juan Pablo II  y el gran peregrino de la Iglesia viaja por todo el país. En Santiago de Cuba, segunda arquidiócesis en importancia, le recibiría el ahora Arzobispo Pedro Claro Meurice Estiú.
    La Homilía de Meurice, acompañado por decenas de miles de personas y con el espaldarazo del Sumo Pontífice, sería recordada por unas palabras que marcan  pautas para la futura historia de Cuba: “Le presento además, a un número creciente de cubanos que han confundido la Patria con un partido, la nación con el proceso histórico que hemos vivido en las últimas décadas, y la cultura con una ideología”…¡La Patria es de todos!            
    En aquel entonces era el año veintiocho de su arzobispado, gracias a la protección de Pérez Serantes, que le evitó el exilio forzoso, el mismo arzobispo que antes protegiera de los esbirros batistianos a los jóvenes Fidel, Raúl y sus compañeros. No había dudas del porqué de aquella expresión.
Pedrito, como cariñosamente le decíamos, ya retirado, recuerda a su tutor y afirma: “A veces busco y busco el porqué de aquellas palabras mías ante el Papa el día que visitó nuestra arquidiócesis, y siento que más que por mí- aunque lo hice absolutamente consciente y responsable de eso- las dije por él.”  
     Han  pasado los años, y la diabólica política de convertir a Cuba en un país ateo  ha fracasado,  gracias a Dios vamos recuperando  valores perdidos, la familia,  la fe  y  la esperanza, que le debemos a quiénes cargaron la cruz en tiempos difíciles y a las oraciones de los muchos que abandonaron el país, obligados por la cruel represión de aquellos tiempos. Vivimos momentos trascendentes y proféticos, el estado comunista busca afanosamente su tabla de salvación. Tal y como lo anuncia el apóstol San Pablo a los filipenses: ¿Y qué? “Al fin y al cabo, con hipocresía o con sinceridad, Cristo es anunciado y esto me alegra y seguirá  alegrándome.” (Flp 1, 18 -19).  
Ahora, y  para  fortalecer la fe,  “Nuestra Señora de la Caridad”  nos visita, luego de recorrer toda la isla, acompañada por millones de cubanos, ella nos trae  su mensaje de amor. ¡Haced lo que mi hijo os diga! (Jn 2,5).
“Esta peregrinación de la Virgen de la Caridad está mostrando que Cuba vive una primavera de Fe.” “En esta hora de nuestra historia nacional, necesitada de muchos cambios, muchas cosas han comenzado ya a cambiar.” Nos dice el Cardenal Jaime Ortega Alamino.
    Sin embargo, el fallecido Arzobispo Emérito de Santiago de Cuba, nos dejó una apreciación distinta.
Él no podía olvidar a aquellos milicianos conminándolo a que abandonara el país; tampoco perdió la memoria del “Covadonga” con los sacerdotes expulsados, la oscura prisión y el paredón de fusilamiento.
    “Mi temor es que cambien las cosas, vengan nuevamente los tiempos de la cruz y pase esta hora privilegiada.”
   *Periodista independiente cubano. Colaborador del Blog Religión en Revolución. Reside en Ciudad de la Habana, Cuba.