octubre 12, 2011

Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba (COEBAC) pide al Gobierno que intervenga en asuntos internos de las iglesias.

La Habana, 28 de septiembre, 2011. - La Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba COEBAC divulgó una declaración con mucha “indignación” por los sucesos conocidos en el templo evangélico de las Asambleas de Dios ubicado en Infanta y Santa Marta, La Habana.
La declaración “reclama a las autoridades que tomen medidas enérgicas para poner fin, y también evitar que eventos como estos vuelvan a enlodar el nombre de Dios”.
La declaración evita dar el título de reverendo al pastor Braulio Herrera a quien mencionan de "señor", y lo califica como fundamentalista, extremista religioso, acusándole de querer llevar a sus seguidores (incluyendo mujeres y niños) a la muerte.
Mucho se usa la palabra fundamentalista para descalificar como negativa a alguna persona. Lo real es que para los cristianos este término significa aceptar la Biblia como la autoridad máxima, -superior a los concilios, presidentes y convenciones religiosas, que transforman la libertad en libertinaje, cambiando la ética y principios cristianos para su provecho.
Como fue el caso reciente del obispo metodista Ricardo Pereira al separar al Rev. Yordi Toranzo del ministerio por "no canalizar con el partido comunista".
En lo personal discrepo en algunas creencias de los hermanos pentecostales, como son las frecuentes visiones y revelaciones de Dios, sobre todo cuando estamos inmersos en circunstancias de crisis y presiones que escapan de nuestras manos.
Caso como los ocurridos años atrás con el del Rev. Orson Vila ( foto a la derecha )  –hoy en los Estados Unidos-quien fuera desacreditado al asegurar en sus predicaciones que Cuba sería arrasada por las aguas- “inundaciones”-, la muerte en masa por epidemias mortíferas- “jeringuillas con liquido amarillo”- y que seríamos “invadidos militarmente por los Norteamericanos”.
Desde entonces, una gran sequía ha azotado la Isla, hemos tenido enfermedades, pero no las descritas por él, y los americanos nos “salvan” la vida enviando el pollo de la cuota cada mes.
Si el pastor Braulio Herrera perdió el sentido de la realidad afirmando cosas que no van a ocurrir, cuando se le acaben los comestibles y nada se le cumpla, cada cual volverá a lo suyo con profundo desengaño, y descenderán del “Monte de la transfiguración”.
Por su parte el gobierno cubano aunque desplegó un fuerte cerco policial y cierre de las áreas aledañas al templo, aseguró no inmiscuirse en los asuntos internos de la institución religiosa.
La Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba COEBAC se auto califica como “seguidores de Cristo, llamados a ser un solo pueblo con un mismo propósito” y dicen “creer en el evangelio puro y sin manchas”… afirman que la actitud del "señor" Herrera se contrapone “al buen testimonio que los verdaderos cristianos y cristianas por años hemos venido construyendo en nuestro país…”
Esta organización COEBAC fue fundada en 1974 por un grupo de pastores y laicos bautistas constituyéndose en una secta dentro de la Convención Bautista Occidental y las otras bautistas.
A la izquierda , logo de la COEBAC.
Entre sus líderes se encontraba el Rev. Raúl Suarez, hoy diputado a la Asamblea del Poder Popular.
Sin dudas esta organización, muy polarizada hacia la extrema izquierda, considerada por los hermanos de entonces como una infiltración de la policía política en la Iglesia, trabajó por “infestar” a la Convención con la ideología revolucionaria y la teología de la Liberación.
Reuniones, talleres, campañas proselitistas para tomar el poder convencional fue el viejo accionar de los miembros de la COEBAC.
Esta facción pro-gubernamental fue apoyada y reconocida por las autoridades políticas a pesar de nacer como independiente y sectaria, a diferencia de otras surgidas en el tiempo de forma espontánea – por desacuerdo con el liderazgo religioso nacional - y que sin resultados han pedido formalmente al Estado su acreditación.
En 1987 hubo una crisis dentro de la Convención Bautista Occidental, donde la Asamblea bautista nacional votó por mínima mayoría la separación de estas iglesias y pastores, precisamente porque la COEBAC había ganado en fuerza y ponía en peligro el curso que tomaría la Convención. - De esto muchos hermanos en el exilio pueden dar fe.
Ellos - los partidarios de la COEBAC- formalmente quedaron fuera de la Convención pero dentro quedó un número de pastores- hoy líderes- que con paciencia han venido trabajando en un segundo esfuerzo para desde otro ángulo – el interior - contaminar lo que la Biblia llama El cuerpo de Cristo.
El liderazgo actual come y bebe en plena amistad con aquellos que en el pasado fueron separados por apostasía bíblica y ecumenismo político y hoy son dóciles instrumentos del Gobierno. De estas cosas ya he escrito anteriormente.
Tal ruego al Estado de que se inmiscuya como juez castigador en los pleitos internos de las denominaciones cristianas viola el consejo de las Sagradas Escrituras donde el apóstol Pablo afirma:
“¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos"/…/"pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos. ¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis/…"(I de Corintios, capitulo 6: 1,8-9).
En conclusión: la COEBAC invita a las autoridades políticas ha enseñorearse como jueces de doctrina en los asuntos internos de las denominaciones cristianas – otorgándoles derecho moral - donde cada día serán más frecuentes las discrepancias entre pastores y líderes convencionales en el mundo religioso de Cuba.
*Pastor de confesión Bautista. Graduado en el 1991. Se ha desempeñado como Pastor en las Iglesias de San Luis (PR), Fomento (SS) y, Cárdenas (MTZ). Licenciado en Estudios Bíblicos por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET).Ha cursado estudios de: Teología Pastoral, Actualización Bíblico-Pastoral, Talleres de Teología Pastoral. Superación Profesoral y de Iglesia y Crecimiento, este último auspiciado por la Alianza Bautista Mundial. Fue excluido como Pastor de la Convención Bautista de Cuba Occidental. Sus trabajos de opinión pueden leerse en el Blog Religión en Revolución. También colabora con Hablemos Press.