julio 11, 2011

¿¡Te podemos catalogar como un Pastor, o como un contrarevolucionario¡?

Conducido a la 3ra. Unidad de la Policía en Camagüey, Cuba.
El 1 de mayo, alrededor de las 12:30 del día cuando salía en mi auto de la Celebración Apostólica Dominical, me estaban esperando en un caballito de la Policía para conducirme a la 3ra Unidad Policial de Camagüey.
Iba a llevar a dos hermanas de la Iglesia para luego recoger a mi esposa e hijo menor, que se quedaron espe rándome donde había sido la Celebración Dominical, en el Barrio La Norma.
En la 3ra Unidad de la Policía nos esperaban: el mayor José Arturo Feteira Rodríguez, Jefe Unidad CI Ideológica provincial; más tarde se incorporó el Jefe de la Seguridad de Santa Cruz, mayor, Rogelio Rodríguez Penichet.
Sabemos que siempre la finalidad de las tinieblas es tratar de amedrentar a los hijos de Dios; uno de los objetivos de ahora, era que suspendiéramos la Reunión Ministerial normal (pues no era un Evento o Congreso como decían), sino, el Encuentro Pastoral que solemos hacer en los últimos 8 años cada dos meses aproximadamente. Esta vez donde pastorean Leandro Irahola y Odelkis Quesada, barrio El Jardín, Camagüey. Estos pastores, así como Benito y Barbarita, pastores en La Norma, habían sido citados el sábado 30 en lugares diferentes y con la finalidad amenazante de tratar de detener la Iglesia en esta ciudad.
Hay una pregunta que esta gente hace, y que el pueblo de Dios tiene que discernir muy bien, -y que me la hicieron-: ¿¡Te podemos catalogar como un pastor, o como un contrarrevolucionario¡?
¡Dicha pregunta me resultó graciosa e irónica! Les dije que ellos saben que desde que estoy en la Reforma Apostólica, Septiembre/ 2003, se han encargado por todo el país de catalogarme como “un connotado contrarrevolucionario”, no solo a mí, sino a todos los Ministerios Apostólicos.
Les aclaré lo que les he dicho siempre: que yo no soy revolucionario, ni comunista, ni demócrata, ni republicano (…) ¡Yo soy un predicador apasionado y convencido de Jesucristo!
La maña que ellos tienen en Cuba de catalogar de contrarevolucionarios dista mucho de la realidad, (…) Por ejemplo, caerle a pedradas a sus casas y envenenar el agua, no es hacer contrarrevolución, sino, que esto es un acto de terrorismo, delito penado en todo el mundo, y que un verdadero cristiano no cae en eso. Pero que expresar sus derechos, o salir a las calles en son de reclamar justicia y manifestarse pacíficamente en defensa de los derechos humanos, tampoco es una acción contrarevolucionaria, como en Cuba han querido hacerle pensar a la gente.
Al gobierno cubano debería de darle vergüenza poner en las noticias las huelgas y otras manifestaciones internacionales, que al ocurrir en estos países estas acciones pacíficas (desde los tiempos de Gandhi y Luther King), no es un delito, sino un derecho constitucional. Y que la Iglesia como parte de la sociedad en el mundo entero también se ha lanzado a defender sus derechos cuando los gobiernos se proponen aprobar leyes anti Dios.
Si para ellos hablar y denunciar a cualquier nivel las violaciones que se cometen en Cuba contra la Iglesia, y no callarse ante los acosos por parte de ellos, es razón para que seamos catalogados de contrarevolucionarios, entonces que me pongan incluso antes del número 1, que realmente soy 100% contrarevolucionario (…).
Por ejemplo, el pasado día 21 de abril, en el Entronque de Macareño detuvieron y se llevaron para la Policía de Santa Cruz, a 6 miembros de la familia Mota, que llevaban en una camioneta desde Camagüey a una de sus hermanas con una enfermedad hepática crónica. Cuando supieron que iban para la Iglesia donde estaba Bernardo, se los llevaron detenidos para la Unidad del Municipio estando allí por varias horas. Precisamente el que estuvo al frente de la “operación” fue el propio Jefe Municipal de la Seguridad, Penichet, uno de los dos que me estaban interrogando ahora.
Las Iglesias del Mover Apostólico no se consideran una Iglesia ilegal, rechazamos que se nos difamen como agentes de la CIA, etc.: el pueblo tiene que saber que hay un viejo ardid que el Sistema Comunista ha explotado mucho, y es, el de descalificar y a la vez difamar a los que tienen opiniones diferentes a las que ellos tratan de imponer.
En Cuba no hay vigente una Ley de Asociaciones. Nadie se puede registrar para hacer legal su existencia organizacional, como ocurre en todos los países del mundo. Es paradójico, que Cuba fue la tercera nación del mundo, y la primera en Latinoamérica que aprobó la Ley del Divorcio el 30 de julio de 1918, sin embargo, por medio siglo no hay una Ley de Divorcio Denominacional. Lo que hay es una Ley Mordaza, es decir: ¡te afilias a algunas de las 53 denominaciones que existen desde antes de 1959, o estás ilegal!
Hay dos maneras jurídicamente de estar ilegal: la 1ra, por el no interés en asociarte cuando existe una ley vigente; y la otra, cuando no puedes inscribirte porque no exista una Ley de Asociación. Lo que ocurre precisamente en Cuba, que dejaron sin efecto la Ley de Asociación desde 1959. Así que, el que está ilegal es el propio gobierno cubano por no querer aprobar dicha Ley.
Fui enfático: ¡si por actuar en defensa de los Principios Bíblicos me iban a meter preso, que lo hicieran allí mismo y se evitaban tener que buscarme la próxima semana (…)! ¡Una cosa es detener a uno arbitrariamente, y otra es llevarlo frente a un tribunal y probarle un delito —aspecto que no he incurrido—. ¡Condenar las convicciones es violar la Ley de Conciencia, y las ideas no se condenan!
Al salir de la Policía alrededor de las 3:30 pm ya la noticia había traspasado las fronteras de la ciudad (…) En una hora nos estuvieron entrando casi 100 llamadas. Gracias a Dios por mi esposa y el pastor Carlos del Risco, que inmediatamente se dirigieron hacia la policía; así como a los hermanos de la congregación local y los otros pastores y congregaciones de la ciudad que se movilizaron electrizantemente. En las siguientes horas la información de denuncia ante tal acoso religioso recorrió las páginas del internet y otros medios alrededor del mundo.
¡A Dios Sea la Gloria!
*Apóstol, Bernardo de Quesada Salomón. Líder de la Coalición Apostólica de Cuba y del Movimiento Apostólico en la Isla. Dirección: Avenida Central 3, Macareño, Camagüey, Cuba. Tel. 32-327246, 32-290865, Cel. 5-293-1429