junio 30, 2011

Réquiem por Lucius Walker.

Maryland, Estados Unidos, junio del 2011. -El pasado año falleció en Nueva York el Reverendo Lucius Walker y, de acuerdo a sus deseos, sus cenizas viajarán a La Habana para ser colocadas en un parque público donde será objeto de un homenaje en el mes de julio. Que Dios lo tenga en la Gloria, digo, y así lo espero, si le perdona sus pecados.
Una organización que debe estar apenada por su deceso es The Communist Party USA debido a su conspicua participación en actividades de esa entidad y sobre todo su aporte inolvidable al 75th Aniversario del Partido celebrado el 23 de octubre de 1994. En esa ocasión la celebración tuvo características sobresalientes. Se confirmó la separación de quienes habían respaldado la política que en la URSS llevó a cabo hasta 1990 Mijaíl Gorbachov con la perestroika y el glasnost. (Gorbachov suspendió el “estipendio” al Partido Comunista USA). Entre los separados estuvo Ángela Davis, profesora de la Universidad de Santa Cruz, que había figurado en la boleta del Partido como aspirante a la vicepresidencia de Estados Unidos, junto a Gus Hall, en 1980 y 1984.
En la una teleconferencia vista en 65 ciudades de Estados Unidos, El Reverendo Walker tuvo palabras muy elogiosas para la organización estalinista. El órgano oficial del Partido, People’s Weekly World, en su edición del 19 de noviembre de ese año reprodujo su disertación, de la cual me permito traducir algunos fragmentos:
Me siento muy honrado de estar aquí hoy y tener la oportunidad de desear un caluroso y feliz aniversario, en su 75th cumpleaños, al Partido Comunista de los Estados Unidos…Permítanme darles las gracias al Partido Comunista porque ustedes han tenido la posición apropiada en los últimos 35 años (con respecto al bloqueo a Cuba)”. Concluyó Walker diciendo: “…Ganaremos en esta lucha (terminar el bloqueo) porque ustedes y el pueblo de este país saben que el momento ha llegado para establecer una nueva relación con Cuba y por un nuevo modelo en el mundo; y ese modelo es Cuba.”
Foto a la izquierda el Reverendo abrazando efusivamente al Tirano .
En aquellos días Walker preparaba su cuarta Caravana de Solidaridad con Cuba, llevando desde Minnesota hasta México equipos prohibidos por las leyes de embargo, desde computadoras hasta un autobús escolar que finalmente luego de altercados en la frontera, fueron embarcados vía marítima a la Habana. Sus críticos aseguraban que le hubiera sido más fácil cruzar la frontera con Canadá que ser piedra de escándalo, pero así fue.
El autobús finalmente fue donado a la Iglesia Bautista William Carey, ubicada en J # 555 entre 25 y 27, en el Vedado, un edificio construido en 1955 con fondos de la Convención Bautista del Sur, para alojar estudiantes universitarios. Yo mismo viví allí por años, en los altos. Se suponía que el ómnibus donado sirviera para llevar viejitos a los cultos, pero por el contrario sirvió para agravar una escisión en la Iglesia. Previamente el pastor Juan Naranjo había recibido alrededor de 7,000 dólares durante un viaje a Florida, a fin de comprar un vehículo Lada con el mismo motivo: transportar viejitos. Según feligreses y vecinos (ese era mi barrio), el Pastor utilizaba el automóvil sólo para el uso personal de él y su esposa, Estela. Por otra parte la iglesia no tenía estacionamiento privado y en esa zona es casi imposible estacionar un vehículo, mucho menos una “guagua”.
Así pues desde entonces, y de acuerdo a las mismas fuentes, los que estaban en contra del Pastor y su esposa se reunían en la Biblioteca, ubicada en el segundo piso del edificio, y los que respaldaban al controvertido ministro bautista, lo hacían en el pequeño anfiteatro de la planta baja. La guagua en cuestión sólo aparecía cuando el reverendo Walker visitaba la isla.
Como quiera que sea, pasando por alto otras anécdotas del caso, como ha fallecido hago votos porque descanse en Paz el alma del reverendo comunista Lucius Walker.
*Leopoldo Perdomo es un periodista independiente residente en Maryland, Estados Unidos. Colaboración para Cubanet.