mayo 26, 2011

Cristianos, ni fanáticos ni supersticiosos.

La Habana, Mayo, 2011.-Dos artículos publicados en el Herald de temática religiosa atraparon mi interés a opinar y disentir, según cada caso en particular. “A las puertas del fin”, por Vicente Echerri, el 19 de mayo y “Romanos alarmados por profecía de terremoto”, por EFE, el 11 de mayo.
Esta última noticia reflejó que producto de una falsa “profecía científica” adjudicada al astrónomo aficionado y sismólogo autodidacta italiano Raffaele Bendardi (1893-1979), habría un temblor de gran intensidad que destruiría la ciudad de Roma, incluyendo al Coliseo. Debido a esto, -según el artículo- “En las últimas semanas los medios de comunicación se han hecho eco de esta profecía desatando la psicosis entre los romanos…/ La mayor parte de las tiendas regentadas por chinos entre la central plaza Victtorio y calles adyacentes han anunciado el cierre para mañana, ya sea por “festivo”, por “inventario” o por “motivos de salud”, aunque según los medios ello se debe al “miedo ante el terremoto”.”
La noticia en cuestión manifiesta a una sociedad crédula – en mi opinión- ante cualquier vaticinio, quizás inspirado en el exitoso filme “2012 El fin del mundo”, por sus efectos especiales y el también anunciado fin de la humanidad sacado por el calendario maya para finales del próximo año.
A diferencia de esto, desde el punto de vista bíblico la ciudad de Roma será - tiempo futuro no determinado- destruida por un gran terremoto:
El séptimo-ángel- derramó su copa sobre el aire; entonces salió del Santuario una fuerte voz que decía: «Hecho está». Se produjeron relámpagos, fragor, truenos y un violento terremoto, como no lo hubo desde que existen hombres sobre la tierra, un terremoto tan violento. La Gran Ciudad se abrió en tres partes, y las ciudades de las naciones se desplomaron; y Dios se acordó de la Gran Babilonia para darle la copa del vino del furor de su cólera. Entonces todas las islas huyeron, y las montañas desaparecieron. Apocalipsis 16:17-20. Biblia Jerusalén.
El comentario de la Biblia Latinoamérica, Ediciones Paulinas Verbo Divino, católica, refiere que el texto identifica en este pasaje a la ciudad de Roma: “aquí volvemos sobre la esperada caída de Roma, para ver en forma más desarrollada su significación religiosa…/La duración del imperio, que le acarrea la reputación de invencible y divino, es puro engaño: era, no es y desaparece. (8), a diferencia de Dios, que es y ha de venir. Está descrito como una mujer endemoniada .La púrpura, color de los emperadores, y el oro, signo de su riqueza, tapan su impureza y su crueldad. Es al mismo tiempo la que lleva a los hombres a servir a divinidades falsas y la que asesina a los mártires.Páginas 482-483.
El comentario presenta a una Roma antigua aunque Apocalipsis se refiera a acontecimientos futuristas – “Así que, escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas”. Apocalipsis 1:19
Referente a “A las puertas del fin” armonizo en parte con el análisis y sentido crítico de su escritor. El señor H. Camping por muchos años ha estado trasmitiendo su programa Family Radio brindando un mensaje bíblico cristiano que llega a recónditos lugares de nuestra Isla, de lo cual muchos hermanos dimos gracias a Dios sobre todo porque en Cuba carecemos de una emisora de radio cristiana.
Soy testigo de la conversión religiosa de unos contados hermanos y crecimiento espiritual de otros muchos al escuchar la Emisora en tiempos pasados. Lo que lamento es que desde hace años el señor Camping ha insistido en el tema del fin del mundo y otros, - que en mi opinión se han salido de las Escrituras acarreándose descrédito público por afirmar cosas que la Biblia no dice.
Sucesos así no son nuevos en la historia, desde antes, mucho tiempo atrás, existieron agoreros y “profetas” que anunciaron destrucción y “castigos divinos”.
Lamento que personas de bien que por ignorancia y buena fe como el citado señor R. Fitzpatrick inviertan sus ahorros en prevenir o advertir sobre algo malo que “vendrá sobre todos” – evidencia palpable de no tener una mala intención.
Lo que repudio es la inescrupulosidad de “creyentes, líderes o reverendos” oportunistas de estas personas para sacarles el dinero o manipularles sus vidas, incluyendo a políticos y de cualquier sector social. De hecho la propia Biblia descalifica a este tipo de “profetas”:
Pero el profeta que se atreva a hablar en mi nombre una palabra que yo no le haya mandado hablar, o que hable en nombre de otros dioses, ese profeta morirá. Puedes decir en tu corazón: ‘¿Cómo discerniremos la palabra que Jehovah no ha hablado? Cuando un profeta hable en el nombre de Jehovah y no se cumpla ni acontezca lo que dijo, ésa es la palabra que Jehovah no ha hablado. Con soberbia la habló aquel profeta; no tengas temor de él”. Deuteronomio 18:20-22.
El periodista Echerri, de manifiesta filosofía escéptica, arremete contra quienes si aceptamos como cierto el fundamento bíblico como razón de existencia del mundo y subsistencia del mismo, calificándonos de supersticiosos en igual medida al caso referido en su artículo.
Usa de pasajes bíblicos de “difícil” comprensión y debate, que por supuesto no es este el medio para tratar al detalle polémicas religiosas.
No creo en un Dios colérico, injusto ni mucho menos que odia a la humanidad -“el carácter feroz del Padre Eterno que vive conteniéndose las ganas que tiene de hacernos desaparecer”-. Sus palabras me dejan la sensación de ser tratado como si los cristianos fuéramos miembros de Al Qaeda y Dios Osama Bin Laden. Ni judíos ni cristianos se visten con bombas para quitar la vida a género humano alguno.
El columnista debiera revisar si lo que escribe proviene de una mala experiencia en el pasado con personas “cristianas” que desemboca en su análisis generalizado. Si él es ateo que lo sea, pero que no irrumpa contra todos los cristianos incurriendo en el error de interpretar cosas que no conoce del tema religioso con profundidad.
Desacredita” los relatos bíblicos de la ocurrencia del diluvio – que dicho sea de paso las culturas más antiguas de diferentes partes del mundo la recogen como un suceso mundial-y las destrucciones de las ciudades de Sodoma y Gomorra.
Respeto su razonamiento personal de aceptar o no estos eventos narrados en las Sagradas Escrituras. Me imagino que el señor Echerri ignora o subvalora el trabajo de arqueólogos e historiadores de culturas antiguas que por generaciones se han dedicado a la investigación seria de la veracidad de estos relatos y de otras culturas milenarias transmitiéndonos sus conocimientos basados en la ciencia arqueológica e histórica.
Predicciones específicas como las de los profetas Isaías y Jeremías acerca de la ciudad de Babilonia pueden ser un ejemplo claro de realidad y no de superstición. Babilonia imperio antiguo de mayor esplendor y desarrollo del Cercano Oriente, finalizó con Darío rey persa que la conquistó en 539 a.C.
Lo interesante es que alrededor de 200 años antes – 756 a.C. - el profeta Isaías profetizó que Babilonia sería como Sodoma y Gomorra, nunca volvería a ser habitada, los árabes no colocarían sus tiendas allí, no habría rebaños de ovejas allí, las fieras del desierto infestarían las ruinas Isaías 13:19-22, no se tomarían las piedras de allí para otros proyectos de construcción-Jeremías 51:26 y 43.- La antigua ciudad no sería visitada con frecuencia y estaría cubierta con lagunas de agua. Isaías 14:23.
Todas estas predicciones se han cumplido bastante al pié de la letra aunque gobiernos Iraquíes se hallan propuesto reedificar la ciudad. Datos tomados de “Evidencia que exige un veredicto” por Josh McDowell, Editorial Vida.
Como quiera que sea el tema de catastrofismo mundial hace ya algún tiempo pasó de la mesa de análisis religioso a la mesa de análisis científico, como un posible, sorpresivo y quizás inminente peligro de destrucción mundial sin la intervención de la mano del hombre.
En lo que a mí respecta sobre el tema del fin del mundo me anima saber que así como este planeta ha permanecido en su órbita funcionando bajo el rigor de innumerables leyes invisibles a nuestros ojos, puestas y controladas por el poder de Dios, de igual modo su Palabra me asegura que no tema porque “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” Palabras de Jesús.
“Estando él sentado en el monte de los Olivos, sus discípulos se acercaron a él aparte, y le dijeron: —Dinos, ¿cuándo sucederán estas cosas? ¿Y qué señal habrá de tu venida y del fin del mundo? .Respondió Jesús y les dijo: —Mirad que nadie os engañe; porque muchos vendrán en mí nombre diciendo: "Yo soy el Cristo," y engañarán a muchos. Oiréis de guerras y de rumores de guerras. Mirad que no os turbéis, porque es necesario que esto acontezca; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá hambre y terremotos por todas partes. Pues todas estas cosas son principio de dolores. Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, se enfriará el amor de muchos. Pero el que persevere hasta el fin será salvo. Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego vendrá el fin. Si aquellos días no fuesen acortados, no se salvaría nadie; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y darán grandes señales y maravillas de tal manera que engañarán, de ser posible, aun a los escogidos. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero acerca de aquel día y hora, nadie sabe; ni siquiera los ángeles de los cielos, ni aun el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Pues como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento hasta el día en que Noé entró en el arca, y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Velad, pues, porque no sabéis en qué día viene vuestro Señor.” Evangelio de Mateo 24. Fragmentos.
*Pastor Bautista de Cuba Occidental. Graduado en el 1991. Se ha desempeñado como Pastor en las Iglesias de San Luis (PR), Fomento (SS) y, Cárdenas (MTZ). Licenciado en Estudios Bíblicos por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET).Ha cursado estudios de: Teología Pastoral, Actualización Bíblico-Pastoral, Talleres de Teología Pastoral. Superación Profesoral y de Iglesia y Crecimiento, este último auspiciado por la Alianza Bautista Mundial.