marzo 28, 2011

Un joven cristiano cubano que ha caminado los laberintos del Infierno.

“A los que me reprimen y me han reprimido les digo que se arrepientan”.
Este es el testimonio de un joven cubano,Yoandris Gutiérrez Vargas;  relata las injusticias y atropellos de que fue objeto en las dos ocasiones que fue condenado por su activismo en contra de la dictadura en Cuba. Es un testimonio más de las tropelías de un régimen que se mantiene en el poder desde hace 50 años mediante una represión sin límites.
Los testimonios de un joven como este no interesan a muchos líderes religiosos en Cuba; menos aun la de este joven que añade a su activismo político la dedicación a su Iglesia Bautista en la zona oriental de la isla. Sus palabras son de un joven cristiano que ve necearía la denuncia por la falta de derechos en la Isla.
La nota la escribe el conocido periodista y bloguero cubano, Luis Felipe Rojas, con el título de:
Ahora, además de militar en el Partido Republicano de Cuba y ser un activista de la Alianza Democrática Oriental, soy Misionero de la Primera Iglesia Bautista de Bayamo. Mi Pastor es, Pr. Samuel Columbié Iglesias, que ha sido reprimido por la Seguridad del Estado en varias ocasiones”.
“A pesar de lo que he pasado, a mis represores les digo que se arrepientan, que no se sigan manchando las manos de sangre. Y a los que tienen secuestrada la felicidad de Cuba, que se acuerden que somos creados todos por un mismo Dios, que se arrepientan antes que sea tarde para ellos. Cuba necesita vivir en libertad como otras naciones del mundo. Los cubanos tenemos derecho a ser libres y por eso muchos luchamos”
Este joven que da testimonio de sus sufrimientos y luchas, y que se desempeña en la Iglesia Bautista de Bayamo reside en: Calle 19-A No. 11, e/ 12 y Libertad, Reparto Zamora, El Valle, Bayamo, Granma. Cuba. Su teléfono es: 23 445762
Foto del periodista, Luis Felipe Rojas, que aparece en su Blog, Cruzando las alambradas.
Para leer todo el artículo en Español, hacer CLIC AQUÍ.


1 comentario:

Puta Armienne dijo...

Leí el original en el blog de Luis Felipe y es penoso ver como una persona es perseguida por sus ideas, sobre todo cuando esas ideas supone el bienerstar de una nación.