marzo 15, 2011

Un espía con el seudónimo de “Emilio”

Es archiconocido el uso de espías por parte de la Seguridad del Estado cubano, lo que hemos visto en estos días en la televisión y en los medios de prensa nacionales no es algo nuevo y no debería admirarnos en extremo. Claro está que la oposición interna está saturada de ellos, como también es claro que logran insertarse en lugares prominentes porque están muy bien entrenados y no es menos cierto además que el régimen dictatorial emplee grandes recursos para financiar todo el aparato de seguridad que salvaguarda al sistema y a sus representantes. Que a nadie le quepa dudas que hay otros Emilios, como este agente encubierto, descubierto solo para tratar de desmoralizar, desacreditar y negar la autenticidad de la oposición que se levanta en el interior del país.
Sacar a la luz a este espía tiene como objetivo principal demostrar al mundo que aquellos que se enfrentan al régimen no son más que marionetas manipuladas por el gobierno norteamericano y por otros provenientes de la Unión Europea y que son una sarta de hombres y mujeres innobles cuyo fin es el lucro y la emigración resguardada por la condición de perseguidos políticos. No podría expresarme referente a la oposición cubana en su totalidad, no conozco a una buena parte de ella y tampoco pertenezco a ningún grupo o partido político opositor; pero sí conozco a opositores cabales y honestos como: Librado Linares, Guillermo Fariñas, Guillermo Del Sol, algunas Damas de Blanco realmente comprometidas con la causa de sus esposos presos y a los comunicadores sociales y críticos del Sistema Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar, estoy segura que hay entre ellos muchos cubanos más a quienes les mueve el patriotismo y la pasión de ver a Cuba libre de una dictadura demasiado prolongada y decadente.
A la derecha , abajo: Foto de los agentes (chivatos) Moisés Rodríguez Quesada (“Vladimir”)  y Carlos Serpa Maceira (“Emilio”).
El agente Emilio solo me demostró tres cosas y espero que el mundo inteligente a mi alrededor así lo vea: primero, no hay cabida en Cuba para quienes pensamos diferente al modelo impuesto, por tanto es real que la Democracia en nuestro país fue desterrada hace ya unos cuantos años. Segundo, se puede mentir una y otra vez de forma deliberada al pueblo y a la opinión pública internacional, porque decir que no se emplea la fuerza o violencia contra quienes se oponen al gobierno es una gran mentira, de hecho una buena parte del pueblo cubano vive esclavizado del miedo, teme expresar lo que realmente siente y piensa con respecto a la situación agobiante que vive y que cada día se complica más por temerle a los métodos no solo de violencia física, sino de agresión psicológica que pudieran ser empleados contra ellos, tercero: ¿cómo habría de conocer el pueblo lo que muchos opositores publican en Internet, si no tienen acceso a esta en su mayoría, y si lo tienen es bastante limitado? He hablado con varias personas acerca de lo que es un blog, la mayoría desconoce totalmente qué significa este término y esto se debe a que tampoco conocen mucho de la internet y de las grandes posibilidades de comunicación e información que esta brinda, es imposible que conozcan por ejemplo a la bloguera Yoani Sánchez, o algún otro porque no pueden acceder a sus artículos, noticias, reflexiones. La razón por la cual el gobierno cubano se cuida tanto de diseminar la internet en Cuba es precisamente por el pánico que le tiene a este medio, usar la red de redes y ser libres es lo mismo y nuestros gobernantes le temen mucho a la libertad, cuando un hombre o una mujer comienzan a pensar libres de temores, de prejuicios institucionales, cuando dejan de medir las consecuencias que puede traer la confrontación con la dictadura, créanme que los dictadores tiemblan.
Más que ridícula es la posición de preocupación de este gobierno, su sistema de seguridad y con él sus espías, como este tal Emilio sobre la Radio Martí, la llamada ciber disidencia y los grupos o partidos opositores fuera y dentro de Cuba. ¿Qué les preocupa tanto?; si es real la gran unidad entre el pueblo y su Revolución, la estrecha compenetración entre los cubanos y sus dirigentes, qué es entonces lo que tanto les intranquiliza. A lo que le temen realmente es a que las masas adormecidas comiencen a pensar por sí mismas, a ver la verdadera y única cara de esta moneda socialista.
Por otra parte, se le llama a los opositores, mercenarios, corruptos, sin convicciones, traidores a la Patria, buscadores de fortuna. Cómo le llamaríamos a este gobierno que en menos de cinco años ha destituido a un número considerable de ministros supuestamente por mal procedimiento en la ejecución de sus cargos y por corrupción, miembros del Estado en quienes las masas han confiado y luego son destronados sin muchas explicaciones. Cuántos de nuestros líderes gubernamentales en la actualidad no estarán también por la buena vida que se dan, por las ganancias y los privilegios que obtienen. Porque sabemos que la vida de quienes dirigen a los cubanos no es una vida a lo cubano, hay un dicho bien popular con respecto a los dirigentes: Oye estás cogiendo barriga de dirigente, para hacer notar que ellos son una casta diferente a la nuestra, que viven holgadamente, mientras los de abajo sobrevivimos como podemos. No me hablen de modos de vida porque en Cuba hay varias formas de vivir bien y no necesariamente hay que ser un opositor para lograrlo o tener contacto con la SINA. Los salarios más privilegiados se encuentran precisamente en el sector militar y en el Ministerio del Interior, los trabajadores de estas áreas reciben además estímulos extras, la alimentación es mucho mejor para ellos que para los trabajadores comunes, eso sin contar con que la disponibilidad en estos es muy alta. Qué diremos de quiénes nos presiden, ni siquiera tenemos idea de cómo son sus casas, ni cómo viven sus hijos y mujeres, pero estoy segura que ninguno de ellos ha conocido jamás la escasez, nunca se han codeado con los cubanos de a pie y no tienen idea de cómo es un día en la vida de un hombre o una mujer del pueblo, que tiene que garantizar el menú y el vestido para su familia, enfrentarse a los problemas del transporte y a tantas y tantas cosas que forman este collar de penurias, escaseces y tribulaciones que vivimos los cubanos.
En una ocasión expresé mi opinión acerca del detestable oficio de los informantes, los delatores, los chivatos, hoy quiero hacerlo sobre los espías, los seres humanos de varios rostros, de lados oscuros, los que viven del simulacro y de la mentira, los que buscan las miles de formas para hacer caer a quienes engañan. Prefiero en lo personal a quienes son poseedores de una identidad clara, sin marañas en su comportamiento, a quienes no fingen, ni traicionan o perciben un salario solo para mantener informada a la casta dominante. Para mí "Emilio" más que un opositor fabricado, es una máquina de espionaje, gracias a Dios que su identidad fue revelada, su lugar será lamentable en la historia de Cuba, de cualquier modo no nos asombremos porque es seguro que quedan otros "Emilios", pero de todas formas quienes nos hemos decidido a levantar la voz en oposición al Régimen seguiremos haciéndolo, tal vez algunos de esos otros "emilios" decidan aclarar sus lados oscuros y pasar a ser ciudadanos dignos de este país, luchadores honestos por la mejoría y la prosperidad de nuestro pueblo.
*Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología y Máster en Estudios Teológicos por FLET. Desempeña sus labores en la Iglesia Bautista de Taguayabón en Villa Clara Cuba junto a su esposo el Pbro. Mario F Lleonart B