noviembre 05, 2010

Cuba: Una Revolución Satánica.

Una revolución satánica, once millones de desaparecidos.
Por Yadira Rodríguez B.
El diablo los trajo, demonios son, tinieblas serán.
¿Es la revolución cubana realmente atea desde sus inicios?, ¿es realmente el marxismo el arma ideológica fundamental de quienes la concibieron primero hasta fundarla después? Por qué hoy se conoce que Fidel Castro, durante la guerra en Angola, donde murieron más de 3000 cubanos, viajó a ese escenario para hacerse “Santo”, una categoría elevada de los cultos satánicos que se practican en muchas regiones de África.
¿Por qué una guerra sin cuartel contra cualquier movimiento cristiano en Cuba desde el primer día de esta Revolución? Cualquier referencia que mencione la figura de Jesús desde Enero de 1959 hasta la actualidad siempre ha sido perseguida, apartada, censurada o sencillamente discriminada. Venga esta referencia ya sea desde una iglesia Católica o Evangélica.
......................
El oscurantismo, práctica número uno.
Este personaje de la historia que conoció perfectamente las escrituras, al estar internado en un prestigioso colegio católico, más tiempo que cualquier otro Presidente en el mundo, sabía muy bien que lo estudiado en ellas, se contraponía firmemente con sus propósitos y ambiciones. Así mantuvo muy cerca de él a sus más cercanos colaboradores en la lucha armada por el poder, seleccionados entre toda clase de personas analfabetas y bien lejos de cualquier influencia cristiana, pero bien dados a la práctica activa de la idolatría.
Estas prácticas fueron firmemente escogidas por él, por encima de lo aprendido en el colegio católico, porque posteriormente favorecerían eficazmente la idolatría masiva de su propia imagen.
Así fue prohibido todo tipo de creencias, pero la iglesia de Cristo sería salvajemente perseguida durante muchos años, mientras los cultos africanos tendrían asegurada su presencia incluso en la televisión y cualquier institución cultural o manifestación artística.
En Cuba es una práctica, no una noticia que todos los dirigentes, no solamente los líderes, acudan a “revisarse” en los cultos africanos, allí como norma se dedican a pedirle a toda clase de hechiceros que les digan quienes son sus enemigos, pagan sumas de dinero para “echarles brujerías” para destruirlos, pagan para que “los muertos” los protejan de las auditorias y problemas que pueden tener por estar robando constantemente y pagan por su salud, entre otros muchos motivos.
Pagan lo que sea por tener un pacto con Satanás.
Los líderes principales de estas sectas oscurantistas, siempre han tenido un gran acercamiento a las autoridades locales y nacionales, invitándolas permanentemente a todas sus celebraciones. Uno de sus principales líderes radica en un lugar muy conocido en Guanabacoa, que es la “central de la Hata”, allí se puede acudir e indagar mucho sobre esto con una especie de “babalao” jefe que vive en ese lugar.(Foto de la derecha tomada de Periodico Guamá)
En el caso de Fidel y otros de su linaje, estos gozan de privilegios en ese mundo y tienen sus babalaos, santeros y paleros personales, que siempre le han prestado sus servicios a domicilio para no ser vistos en público, como parte de su conducta hipócrita.
Hipócritamente, ellos niegan estas actividades, pero no es algo que en Cuba haya que buscarlo en archivos secretos ni acudir a infiltrar agentes supersecretos con una red de espionaje para obtener información sobre el tema, porque con cualquiera de estos brujeros, a los cuales por supuesto no les gusta que se les llame así, se puede averiguar mucho más, en cualquier lugar de La Habana.
Como colofón de tantos años el gobierno de la isla le construyó un centro de estudios satánicos en el mismo centro de la Habana, frente a la fuente de la India, en los bajos del lujoso hotel Saratoga. Definitivamente, nunca aceptaron dar un ladrillo ni siquiera para las reparaciones de las iglesias, pero para la llamada “santería” terminan otorgándoles un local con una remodelación capital.
En realidad esto ha sido parte siempre de la vida cotidiana de este tipo de personas, que son un engendro de la revolución satánica que fundó Fidel. Hombres que empujan a todo, pero que ninguno ha recibido nunca ni siquiera un rasponazo en un combate.
.............................
Este artículo puede ser leído íntegramente en el sitio Cuba Democracia y Vida haciendo CLIC AQUÍ.