septiembre 02, 2010

Un grito de angustia.

Puede que muchos no crean, otros no lo cuestionen, pero Dios sigue hablando sobre Cuba y los Cubanos; a pesar de aquellos que intimidan con ómnibus para entretener y hacer pecar, o los mismos que pretenden impedir la oración, los que intentan utilizar ancianos o crear caos entre las Damas de Blanco con más de un ataque al unísono, provocándolas e intentando hacer lo imposible; estos de los que hablo son los que se dedican a hacer, en nuestro país, la obra de Satanás.
Esos han intentado tergiversar lo que Jehová, Dios de Israel, dice a los cubanos, antes que ustedes lo hicieran ya sabía, se anticipó, reveló antes y no puedo decir cuando ni como para que no vuelvan a intentar sus malas prácticas.
Dice el señor: Hagan oración pidiendo ser librado de los enemigos, plegarias por su ayuda contra ellos, tengan confianza en la protección de Dios, el único refugio, la satisfacción del alma. Hagan plegarias pidiendo protección contra enemigos ocultos y por la generosidad de Dios en la naturaleza, cantos de alabanza por sus hechos poderosos y exhortación a las naciones para que alaben al Dios del Sinaí y del santuario.
Yo termino con un grito de angustia: Salmo 69: 1-19.
Para aquellos que labran intimidación, engaño y burla:
¿Acaso podrán cortar o cercenar, burlarse con risa tonta o creer que pueden detener la santa voluntad?
Sea Jehová entre ustedes y nosotros; si Dios está con nosotros ¿Quién contra nosotros? Para que el señor esté con nosotros hemos de orar y alabar con plegarias y cantos.
Bendice nuestra República Padre, te lo suplico. Amén
*Secretario de Alianza Cristiana, Periodista Independiente, Centro Informativo Cubano.
Foto: Barbalao. Periódico Guamá