agosto 29, 2010

Una lucha justa.

Mis más sinceros saludos a todos los lectores que en sus corazones albergan la disciplina de la búsqueda de la información en cuanto a lo que ocurre en Cuba y con los cubanos.
Observo una variedad de propósitos en el corazón de todos los cubanos que gimen por la libertad nacional, también observo a los enemigos de la libertad desarrollando su programa para desmantelar todo lo que les arrebate de las manos el control de su poder político y esclavista en la nación, este consiste en conocer las deficiencia de sus opositores y aprovecharlas para fragmentar la causa digna de la libertad, necesaria para todos los cubanos.
Ojo en esto: Cuando se está lidiando una batalla, uno debe conocer el modo en que opera su enemigo, ya que de esta manera nos evitamos cruzar sus líneas, ACLARO, no me refiero en esta ocasión a morir en combate ni a padecer en prisión en manos de los opresores, sino, a esgrimir argumentos que causen polémicas dentro de los luchadores por la libertad y que solo le da fuerza moral al enemigo, no es nuestra meta defender argumentos propios que nos desvinculen de la causa común. Valoremos que en esta lucha muchos están perdiendo sus vidas, hay familias sufriendo perdidas de todo tipo, prisión, otros están siendo deportados, acosados, golpeados, perseguidos, etc.
Cuba sufre, sufren los cubanos, cualquier argumento que tengamos que pueda servirle como arma a los opresores debe ser desechado, esto no es una carrera por destacar nuestras figuras, ni para ser el más reconocido, es una lucha contra la injusticia, la esclavitud, la dictadura, contra el futuro incierto que nos proponen los comunistas, es el destino del pueblo cubano, es la lucha contra un partido totalitario que la raíz de su desgracia ha sido y es odiar a Dios y hacer que los hombres se vuelvan contra él, un partido de promesas no cumplidas, los cuales traicionaron al pueblo cubano al actuar en contra de la idea primera que le vendieron a la sociedad cubana.
Comportémonos como adultos, hablemos como adultos y cuidemos nuestro lenguaje, estas páginas no son latones de basuras donde se echan los desperdicios de los humanos amargados, No, son los medios a través de los cuales damos a conocer y hacemos sentir el valor de nuestra libertad, y si algún desorientado o infiltrado la invade para traer división a nuestra causa, tenemos todos los argumentos y la preparación, para que como líderes de este pueblo y País podamos aclarar y desmentir lo que sea necesario. Mucha gente cuenta con nosotros, no lo defraudemos, dejando tras nuestros reclamos y proyección una imagen de prosaicos, chusmas y déspotas, desechemos toda la herencia de maldición que nos impuso el sistema Castrista, luchemos como profesionales, con integridad, "NADIE PUEDE CONTRA LA VERDAD SI NO ES CON LA VERDAD. "
*Apóstol del Ministerio Apostólico, “Sendas de Justicia” Salmo: 133.3b