junio 11, 2010

¡QUE INTERCEDA LA IGLESIA!

Del pasado 25 de mayo llegó a mis manos la publicación del Herald abordando un tema sobre el Papel Mediador de la Iglesia en Cuba, por Juan O Tamayo. Noticia que de alguna manera esperaba y anhelaba. No afirmo o niego el enfoque del articulista. Como quiera que sea, esta noticia me ha motivado. Si el Cardenal Jaime Ortega está siendo manipulado por las autoridades cubanas para dar un impulso propagandístico a lo que serian cambios ligeros en el tema de los presos políticos o de conciencia, lo ignoro. Pero si su gesto mediador ayuda a la excarcelación de los presos políticos y mejoras de las condiciones en las cárceles y como consecuencia mejora las relaciones con Washington y la Comunidad Europea, u otras muchas esperadas, entonces, que Interceda la Iglesia. Bienaventurados los pacificadores. Mateo 5:9. Obra que deben asumir todas las instituciones religiosas.
Me privo de cualquier crítica sobre el Cardenal, pues penosamente las Iglesias Evangélicas Oficiales e Históricas cubanas se han mostrado Ausentes en el tablero de reclamos de Derechos Humanos en las crisis nacionales en los últimos 50 años. En mi opinión viviendo un cristianismo virtual paralelo a la realidad social cubana. Esto sin dejar de reconocer que la Iglesia Católica tiene más de Estado que de Iglesia.
Pienso que toda institución religiosa y no gubernamental en Cuba, alcanzan sus metas, basados en la gratitud y sacrificio de sus identidades y principios propios, quedando presas de las autoridades políticas. Hecho más que elocuente en los discursos pronunciados por la Jefa de Asuntos Religiosos Caridad Diego y el Rev. Raúl Suarez en el Acto Político Cultural el pasado 30 de Marzo del 2010 en el Memorial José Martí.
En relación a temas sensibles como es el de los presos políticos u otros, hago mío el análisis de Dietrich Bonhoffer (1906-1945). Pastor, Teólogo, Líder y Mártir en Alemania en manos de los nazis. El Estado tiene el derecho de imponer sus propias restricciones, y aunque la iglesia las crea injustas, no estará en posición de dictarle al Estado el modo de manejar sus asuntos.
De acuerdo con Martin Lutero, explicó, la Iglesia puede tomar 3 acciones cuando el Estado parece actuar injustamente:
1-La Iglesia puede preguntarle al Estado si su acción es justa, y de ese modo devolverle la responsabilidad al estado de examinar sus acciones a la luz del reproche de la iglesia.
2-Puede ayudar a las víctimas de una acción injusta del estado y por ese método puede aliviar las consecuencias peores de una ley injusta.
3-Puede tomar acción política directa si está segura que el Estado está faltando a su deber de mantener la Ley y el Orden.
¡La Iglesia no puede permitir que su actitud hacia sus miembros sea dictada por el Estado!
Apuntes tomados del libro: Introducción al pensamiento teológico. E.H.Robertson
Posición distinta adoptada por las Iglesias Evangélicas Oficiales Cubanas cuando permiten que el Consejo de Iglesias hable por ellas y las represente apoyando un proyecto socialista que dista mucho del Reino que El Eterno quiere aquí, en la tierra.
*Ex Pastor Bautista de Cuba Occidental, separado por injustas e inconsistentes decisiones del liderazgo bautista. Graduado en el 1991. Se ha desempeñado como Pastor en las Iglesias de San Luis (PR), Fomento (SS) y, Cárdenas (MTZ). Licenciado en Estudios Bíblicos por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET).Ha cursado estudios de: Teología Pastoral, Actualización Bíblico-Pastoral, Talleres de Teología Pastoral. Superación Profesoral y de Iglesia y Crecimiento, este ultimo auspiciado por la Alianza Bautista Mundial. E-mail: josecarlosperez38@yahoo.es