marzo 22, 2010

La Iglesia en Cuba debe hablarles a los gobernantes de la paz y reconciliación entre los cubanos.

Es la Iglesia en Cuba la que debe acercarse a los gobernantes de la Isla, haber si superan la dureza de sus corazones ( si es que tienen) , dictadores crónicos duros de oídos que no escuchan, que no entienden de dialogo y sobre todo la palabra reconciliación les produce escozor. Hoy leemos dos noticias relacionadas con la Iglesia en Cuba.
En la primera el Obispo de Cienfuegos, monseñor Domingo Oropesa, afirmó este lunes que si hubiera "diálogo" entre el gobierno y la disidencia "las cosas podrían ser más serenas y pacíficas". Según la fuente el prelado dijo el prelado dijo que la situación que vive Cuba en la actualidad, con disidentes en huelga de hambre y las protestas de las Damas de Blanco, "es una cosa que todo el mundo conoce, y que con algo de diálogo por ambas partes, las cosas podrían ser más serenas y pacíficas".
Oropesa agregó que con el tiempo se tiene que imponer en la Isla "esa capacidad de convivir juntos, aunque las opiniones y pareceres sean diversos".
Por otra parte hemos recibido un correo electrónico desde Cuba que informa de una reunión entre las Iglesias Presbiterianas de Cuba y los Estados Unidos. Dice en la información:
En la primera Iglesia Presbiteriana Reformada en Cuba: "Una luz en la Ciudad", situada en el popular barrio de Centro Habana, se pidió al Dios cristiano el pasado domingo 21 de marzo "perdón por los muros y barreras que los seres humanos levantamos y nos separan de nuestro prójimo", al recibir a una delegación de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos, encabezada por el Secretario general de la misma, el Rev. Dr. Gradys Parsons.
El pastor de dicha iglesia, Rev. Héctor Méndez, expreso: "Nos regocijamos compartiendo con una importante delegación de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos. Esta visita nos alienta y nos impulsa a continuar trabajando para que algún día ambos países puedan llevarse tan bien, como se llevan nuestras iglesias".
Al final de un prolongado ceremonial donde entre otras cosas ambas iglesias se hicieron solidarias con la reforma migratoria…, en los Estados Unidos al final del encuentro ocurrió esto:
En el momento de la presentación de las ofrendas y agradecimientos a Dios, una persona se acerco al micrófono y pidió a Dios por el preso político opositor Orlando Zapata Tamayo, fallecido el pasado 23 de febrero, como consecuencia de una huelga de hambre de 85 días, y pidió a Dios para que en Cuba se respete a los que piensan diferente. Al respecto el Rev. Méndez manifestó esperar "que la paz sea para todos los cubanos, independientemente de su posición. Que la paz y la reconciliación llegue a todos. Dios, dijo, ama a tu prójimo como a ti mismo", y rogo a Dios "para que ese amor reine entre todos los cubanos".
Somos afortunados los cubanos, después de 51 años de dictadura cruel las Iglesias ya comienzan a hablar de la reconciliación entre los cubanos.
¿Es evidente el efecto Zapata también en la Iglesia cubana?