febrero 18, 2010

Cuba: Satanás y sus demonios.

“Mirad que el diablo anda como fiera rugiente buscando a quien devorar”, es una de las tantas frases bíblicas que no dejan de realizarse juzgando que la maldad existe.
El anti Cristo llegó a la tierra como se había predicho, para tratar de usurpar el trono del supremo e imperar sobre los hombres, pero claro, sin el indispensable cetro de amor en la diestra del todo poderoso.
En el libro de los hechos apostólicos se narra cómo los primeros cristianos lo ponían todo en común. 18 siglos después figuras ateas plagiaron esta idea para figurar el mal engendro nombrado comunismo.
En el conocido himno emblema de esta diabólica doctrina se presenta con claridad el ánimo de usurpar lo que nada ni nadie ha logrado en todos los tiempos, el papel salvífico del Dios Mesías, pronunciándose así una blasfema frase que dice “no más salvadores supremos”, ¿Quiénes serían los nuevos salvadores?, pues nada más y nada menos que hombres con filosofías guerreristas y demagógicos discursos hablando de proletariado y de igualdades que nunca existirían, la dictadura del proletariado era y es un sueño utópico que se desvanece en el sometimiento del hombre a doctrinas supuestamente anti burguesas, digo supuestas pues allí nacía la nueva burguesía monopolizada por los que administran el poder, no para servir como para erigirse cual figuras teocráticas, estas figuras que van adoctrinando y lavando cerebros hasta convertir a los seres en autómatas o en una especie de legión adiestrada, para consumir todo lo que sea diferente en los que por naturaleza somos semejantes.
Las arengas en las histéricas chusmas que como masas biempensantes ejercen un estilo neofacístico donde el valor del ser humano, su dignidad e integridad son menguados con respecto a ideales absorbentes.
Triste realidad la que nos ha tocado a quienes vivimos bajo el asedio de estas legiones de demonios, creados para echar fuego por sus fauces cual si emergieran ciegos e iracundos desde las entrañas del mismo infierno, donde se retuerce el mismo Satán de quienes son legítimos hijos.
Tendremos los cubanos que liberarnos de este mal imperante que nos lastima cuerpo y alma y tal vez más que una oración exorcista debemos cerrar nuestras puertas y corazón a todo elemento que se identifique con este sistema de cosas aborrecibles.
*Periodista independiente del Movimiento de Solidaridad y expresión Libre, Camagüey, Cuba 18 de febrero de 2010. E mail: moselcuba@yahoo.es
Fotos: Un acto de repudio, en Cuba..., mujeres endemoniadas en las calles habaneras.