enero 01, 2010

Termina el año en Cuba con misa navideña del Cardenal, viajes de religiosos truncados y horas de toque de tambor en rito ofertorio por Fidel y Raúl.


Unos no pudieron llegar a sus destinos en Cuba, se trata de grupos religiosos debidamente autorizados y programados para llegar a Cuba y que fueron detenidos, interrogados y deportados de inmediato desde Cuba. La información aparece en El Nuevo Heraldo con el título de:
Las autoridades cubanas rechazaron en diciembre al menos a cinco grupos religiosos y humanitarios de Estados Unidos e interrogaron a algunos de sus integrantes antes de obligarles a abandonar el país.
Una delegación de la USCIRF no recibió permiso de Cuba para visitar el país en abril con el fin de discutir temas de libertad religiosa con fieles, líderes eclesiásticos y representantes gubernamentales.
En sus reportes anuales, la USCIRF ha incluido a Cuba en la lista de naciones donde prevalece el control del gobierno sobre las prácticas religiosas y se registran violaciones del derecho ciudadano a la libertad de culto.
Lo que se considera la noticia más positiva es la de los servicios religiosos en las atestadas cárceles cubanas en ocasión de la Navidad, estas fueron celebradas por la Iglesia católica. Tambien, en ocasión de la Navidad, el Cardenal también tuvo su oportunidad, siempre gracias a la generosidad de la Dictadura que le dio un tiempo lo suficientemente breve para que leyera su mensaje por Navidad en la Television.
La Iglesia Católica Cubana celebró misas navideñas en las cárceles, donde varios capellanes atienden regularmente los requerimientos religiosos de centenares de presos.
El arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, emitió anoche un mensaje navideño por la televisión estatal de Cuba, cuyo gobierno comunista impone restricciones a la presencia de la Iglesia en los medios de comunicación de la isla.
El purpurado leyó su mensaje durante un concierto navideño celebrado el sábado pasado en la catedral de capital cubana y que fue retransmitido por el Canal Educativo 2, una cadena de alcance nacional.
Pero estamos en celebración, ya pasa de medio siglo de dictadura en Cuba y nada mejor que reafirmar la entereza revolucionaria de los rumberos cubanos, o de los religiosos de las así denominadas “religiones afrocubanas’. Había que tocar mucho y duro en el Karl Mark, el conocido teatro donde en su oportunidad los congresos el partido comunista cubano establecieron el marxismo leninismo como ideología rectora y con ello el ateísmo científico. La información dice así:
Rumberos cubanos tocaron, cantaron y bailaron por tres horas sus ritmos de origen africano para pedir a los Orishas (dioses) salud y suerte en el 2010 para Cuba, Fidel y Raúl Castro, reportó este jueves la televisión local.
El "rumbón de fin de año" o la "rumba de iré para el 2010", tuvo su sexta edición consecutiva la noche del miércoles en la sala Atril, del teatro Karl Marx, el mayor del país, y en un local atestado de público se pidió "iré" (suerte) y "aché" (salud, fuerza) para Cuba, su pueblo, y los dirigentes.
Varios grupos musicales donde predomina la percusión, interpretaron diversos ritmos y en sus canciones, con vocablos en lengua yoruba, hicieron los pedidos a los dioses del panteón de la Santería Cubana o Regla Ocha.