enero 05, 2010

Predicciones para el Nuevo Año, donde los Orishas no coinciden y los presos políticos cubanos siguen penando en sus celdas.


Termina en Año, y nos llega frio y confuso el Nuevo año del 2010. Siempre equívoco cada año que comienza para un país y sus naturales que han visto pasar más de medio siglo de dictadura. Para un pueblo así las predicciones para el Nuevo Año cobran especial significado. Pero créanme, la lectura de tantos vaticinios generan una sensación ambigua y mezquina que vale más dejarlas a un lado. Tal número de predicciones pueden provocar una escoliosis cerebral.
He leído las predicciones de los denominados: Consejo de Sacerdotes Mayores de Ifá, que dicen los entendidos que es oficialista, esto es apegada a la dictadura castro comunista. De igual forma leí, ya que tuvieron a bien enviarla a esta Blog, las predicciones de: Los sacerdotes de Ifá de la Comisión Organizadora de la Letra del Año, a estos se les califica como: “independientes”. Pero hay mas..., muchas más predicciones, la de un personaje amanerado que me ocupó parte de la programación de fin de año en la TV haciendo adivinaciones y las de los chamanes peruanos, esta ultima muy pintoresca.
Si embargo en relación con este tema tan actual, el mejor análisis sobre este asunto y la situación cubana viene a todo con un excelente artículo del periodista y escritor, Manuel Vázquez Portal que aparece en su Blog: Tinta infeliz, mierda florida. En este artículo el periodista pone en su justo lugar la triste situación de los presos políticos cubanos y sus familiares para los cuales las predicciones no tienes mayor significado en medio de una realidad cruel y desgarradora. El articulo lo incluyo íntegramente aquí.
Por: Manuel Vázquez Portal
Una esplendorosa luna llena esperó al año 2010. La segunda luna llena del mes de diciembre. Por eso luna azul.
Era quizás Yemayá rielando sobre su propia casa en el Malecón habanero, en la bahía de Key Biscayne, en la Rivera francesa y en el Mar Mediterráneo. Era tal vez Obbatalá asomado al mundo para mirar cómo andaba su creación y en qué podría ayudarles.
Los sacerdotes yorubas oficialistas cubanos se reunieron y afirmaron que Yemayá, junto a Changó, regirán el nuevo año y que será bueno.
Los sacerdotes yorubas independientes dijeron que es Obbatalá quien regirá acompañado de Oyá, y que será mejor porque habrá cambios rotundos, aunque las broncas serán de ampanga.
Los oficialistas aseguraron que el signo del año será Obesa cuya profecía: Ire arikú Iowo Orunmila, habla de un bien de salud.
Los independientes afirmaron que el signo del año será: Baba Eyiobe que anuncia cambios, la pérdida de mayores, necesidad de diálogo y cooperación entre quienes tienen el poder.
Desde un alto balcón en el Vedado Yoani Sánchez lanzaba su tradicional cubo de agua para que con su fluir arrastrara lo malo. Desde alguna calle de Paris Zoé Valdés miraba la iluminación de la Torre Eiffel y quién sabe si recordaba una ciudadela de la Habana Vieja. Desde alguna esquina de Nueva York María Werlau veía caer los copos de nieve sobre Times Square y rememoraba el olvido en que han querido sumir a las víctimas del castrismo. Desde Madrid Silvia Iriondo tal vez disfrutaba del rumor de la Fuente de Neptuno pero añoraba el Malecón Habanero y la Bahía de Key Biscayne.
Quizás fueran felices pero ninguna estaba en la Cuba que sueñan. Así me dijo Yolanda, quien miraba dichosa a Gabriel, pero no podía dejar de pensar en Laura Pollán y Bertha Soler, cuando la invité a brindar por todas en el primer minuto del 2010.
Desde muchas celdas a lo largo de la isla 54 amigos míos, quienes llevan siete años sin celebrar la llegada del año nuevo, tal vez no supieron que era luna azul, que los sacerdotes yorubas cubanos no se ponían de acuerdo, que Yoani, Zoé, Silvia, María y Yolanda padecen diferentes nostalgias y añoranzas, y que yo pensaba en ellos y me juraba en secreto no olvidarlos, aunque cada cual piense a su modo y ni los orishas se pongan de acuerdo.
Foto del autor