octubre 20, 2008

El Metropolitano Kiril Gundjaev condecoró a los dictadores cubanos, Fidel y Raúl Castro con la Orden Príncipe Danilo de la Buena Fe de Primer Grado.

Es algo turbio y vano, pero aquí esta la información. Después que los rusos, - ahora creyentes y ortodoxos-, y despojados de toda la bazofia ateísta del comunismo; creen políticamente correcto construir una Catedral Ortodoxa en Cuba, en un tejemaneje entre los ortodoxo griegos y la iglesia católica cubana, allá andan inaugurándola. Por fin gracia al beneplácito del Tirano cubano, se construye la catedral que quien sabe a cuantos religiosos de esa denominación ayudará.
Lo cierto es que de manera expedita se construyó una catedral ortodoxa en el país de la persecución religiosa y donde, no construir un templo sino repararlo, afronta múltiples obstáculos por parte de las autoridades de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
De manera que no solo ya tenemos los cubanos catedral ortodoxa y rusa, sino que además a La Habana se presentó un judas barbilargo a condecorar a los sátrapas cubanos con una orden así llamada de la
Buena Fe. Puesta en la solapa salpicada de sangre de estos asesinos en serie, la Buena Fe es solo un chiste tenebroso por el cual esta Iglesia y sus fariseos tendrán que responder algún día ante el pueblo cubano.
Aquí les dejo la información:
La Habana. Cuba, octubre del 2007. El metropolita Kiril Gundjaev condecoró este domingo a Raúl Castro con una medalla de la Iglesia Ortodoxa Rusa y le entregó otra similar para su hermano, Fidel Castro.
El número dos y canciller del Patriarcado de Moscú visitó el Palacio de la Revolución de La Habana, donde fue recibido por Raúl Castro.
El metropolita le impuso a Raúl Castro la Orden Príncipe Danilo de la Buena Fe de Primer Grado, en atención al apoyo brindado por el gobierno cubano a la construcción de la catedral ortodoxa rusa, informó la agencia estatal Prensa Latina.
Igualmente, hizo entrega al gobernante de la Orden Honor y Gloria de la misma iglesia, para Fidel Castro.
Fue el tercer encuentro en la jornada entre Raúl Castro, de 77 años, y el metropolita Kiril, quienes se reunieron en la mañana en la consagración de un templo ortodoxo ruso en la Habana Vieja.
En la tarde, ambos asistieron a un concierto del Coro del Monasterio de Sretenskiy, de Moscú. El concierto tuvo lugar en la Basílica Menor del antiguo Convento San Francisco de Asís, en la Habana Vieja, y forma parte de un extenso programa de Jornadas de Rusia en Cuba, para la cual viajaron a la Isla artistas, empresarios, ministros y legisladores, acompañando al metropolita.
Foto: El dictador sustituto Raúl Castro, con el Metropolitano