agosto 10, 2008

Un gobierno que viola sus propias leyes y las de Dios.

PARA ISO
Por: Yosvani Anzardo Hernández.*
Holguín, Cuba, 8 de agosto 2008 – www.PayoLibre.com – Todo comenzó el día que se negó a creer en las malas intensiones y ya con eso su vida se hizo más llevadera, aunque claro, no es suficiente, porque la ingenuidad trae desengaños.
Se aisló entonces, y comenzó a alimentarse mejor comiendo las mismas cosas y en igual cantidad, pero al deshacerse de preocupaciones y problemas, aparentemente insolubles, su metabolismo mejoró.
Dejó de pretender cambiar las cosas y estas comenzaron a cambiar bajo su observación.
Creyó más que nunca en la buena voluntad de Dios y subordinó la suya a sus creencias, pues dado que la vida le fue dada sin pedirla, la muerte dejo de ser algo a tener en cuenta: “Un bien que me otorgaron a mi pesar y que devolveré con indiferencia”, dijo Omar khayyám respecto a la vida y él lo incorporó a su filosofía de la muerte.
Se hizo de muchos amigos, vivos y muertos, y de esa forma enriqueció su existencia hasta lo inimaginado, aprendiendo a ser imparcial siendo parte.
El arte de la estrategia de Krishnamurti le enseñó que:
“Hay dos formas de soledad: Una que es la soledad del aislamiento, con su desesperación, tristeza y separación de todo y de todos y la otra, que es la soledad madura del hombre libre, que al no depender de nada ni de nadie, está relacionado con todo. La felicidad llega cuando estamos haciendo algo que amamos de verdad y no porque lo que hacemos nos dé riquezas o nos haga una persona destacada”.
Aunque puede imaginar que con sólo desearlo llega hasta Wijk aan Zee, toma una Pea soup, vuelve, y si se le antoja, así y por casualidad, descubre los baños termales que ya encontraron los celtas hace unos dos mil años en lo que es hoy Budapest. Esto es algo fácil para los cubanos, que siempre estamos imaginando que salimos del país, no importa a qué, lo importante es salir. Es el ansia de libertad latente en el subconsciente.
Petr Chelcický, el filósofo campesino, le enseñó sus ideales de no violencia inspirado en los Evangelios, a pesar de que este pupilo puede ser pacifista pero escasamente pacífico. De igual forma Jan Neruda, le habla de cómo el periodismo puede contribuir a la educación del pueblo.
Civismo le parece antónimo de cinismo, donde el primero hace un arte de las relaciones humanas, y el segundo fue convertido en arte por el estado cubano para corromper estas relaciones.
En los años 70, los lobos vestidos de oveja decían que la delincuencia era herencia del capitalismo, y esta desaparecería con la desaparición del sistema. El sistema desapareció, y en su lugar fue impuesto el “orden”.
Hoy identifican a la indisciplina social como al Lord de nuestros problemas sociales, al punto de que aún la Asamblea Nacional pretende enfrentar el problema fortaleciendo la constitucionalidad del país, algo que sin embargo nunca han dejado de hacer.
Leyes y represión nos trajo hasta aquí, y sólo leyes y comprensión nos sacará, pero ellos no pueden entender.
Las normas son necesarias, pero para que funcionen ha de haber dosis de respeto, libertad y tolerancia. En verdad no es sólo un fallo del sistema educativo, es el resultado de la hipocresía y falta de moral del sistema político.
El hecho de que casi todos usen la palabra Revolución como moneda de cambio o piedra de toque, nos da idea del grado de depravación moral en que está inmersa la sociedad. Cómo se puede criticar al cerdo por sucio y mal oliente, algo que hoy se hace mucho, y al final decir: ¡Viva el cerdo!, porque no es su intención ser un puerco.
Está bien que existan los diez mandamientos, pero sería una bendición si todos los cumpliéramos, incluida la iglesia. Imaginen un mandamiento que rece: “No matarás, a no ser que lo hagas por tu iglesia”.
Mi gobierno viola sus propias leyes y las de Dios, e incluso, tiene leyes para violar los derechos. Con ese ejemplo cómo puede esperar disciplina social. Podría existir la Organización Internacional para la Estandarización, pero ni con eso, si no las respetamos, de nada vale vivir para las ISO.
Por ello mi amigo sigue en su mundo, no vive para las normas pero se atiene a ellas. No tiene opción. Entonces, disfruta de las pequeñas y buenas cosas del mundo, para poder soportar las grandes maldades que lo rodean y de esa forma, escapar del Para ISO.
Foto: Balseros cubanos escapando del Paraíso.