agosto 13, 2008

LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS Y LOS ACTUALES DESAFÍOS DE LA SOCIEDAD CUBANA. PRIMERA PARTE.

Nota del Editor: Hemos recibido desde la Isla este texto, por medio del periodista cubano que realizó y firma las entrevistas. Esta información consiste de dos entrevistas: una al Presidente y la otra al Secretario del Consejo de Iglesias de Cuba. Por lo extenso del texto incluimos en una primera parte la entrevista al Presidente del CIC y dejamos para una segunda entrega la entrevista al Secretario. Fiel a nuestra línea de mostrar las opiniones aún de los más repulsivos personajes, les ofrecemos estas opiniones con la certeza de que nuestros lectores admiten una tolerancia a pruebas de tanto déficit de virtud.
Por: Enrique López Oliva.(1)

Con el objetivo de esclarecer la posición de las iglesias evangélicas y protestantes, y del movimiento ecuménico cubano, frente a los desafíos actuales de la sociedad cubana, entrevistamos al presidente y al secretario del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), respectivamente, Reverendo Marcial Miguel Hernández, miembro de la Iglesia Evangélica Libre, y al Reverendo Pablo Odén Marichal, de la Iglesia Episcopal de Cuba.
El Consejo de Iglesias de Cuba, fundado en 1941, agrupa actualmente a 27 Iglesias y 12 movimientos ecuménicos. Nuevas Iglesias, surgidas en los últimos tiempos, algunas producto del fraccionamiento de denominaciones históricas, gestionan actualmente su incorporación al Consejo, lo que representa una vía para lograr un “paraguas legal” que les facilite su incorporación al Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia de Cuba. Superan el centenar las congregaciones cristianas sin reconocimiento legal, algunas de las cuales funcionan bajo el amparo de otras Iglesias, que sí lo tienen.
“ALIENTO Y MÁS ESPERANZA DE LA QUE TENEMOS”: REV. MARCIAL MIGUEL HERNÁNDEZ
Por primera vez, el nuevo presidente del CIC, Rev. Marcial Miguel Hernández, asistió como invitado este año a la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, realizada el viernes 11 de julio. Esta fue, además, la primera sesión del parlamento presidida por el nuevo mandatario cubano, general de ejército Raúl Castro.
Aprovechamos un receso para conversar con el pastor de la Iglesia Evangélica Libre, agrupación religiosa de corte pentecostal que solo existe en Cuba (2) y que ya tiene obra a todo lo largo de la isla.
Rev. Marcial, ¿es la primera vez que participa en una Asamblea Nacional del Poder Popular?
Es la primera vez que tengo la oportunidad, la bendición y el privilegio de haber sido invitado a participar en una sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba.
¿Qué impresión tiene de esta sesión a la que acaba de asistir?
Bueno, es muy poco tiempo para decir, pero lo que estoy es conociendo directamente las formas, la estructura, cómo se gobierna en nuestro país. Por ejemplo, acabo de ver aprobar por unanimidad la declaración sobre el problema de los cinco presos (3) esa injusticia que nosotros todos conocemos y que nosotros también, en nuestro Consejo hemos coincidido en esto; y además el informe del Ministerio de la Industria Sideromecánica, he visto cómo, de una forma valiente, reconoce errores, insuficiencias, los objetivos todavía a llenar y a llegar para el trabajo de este ministerio. Esto es lo que he podido ver y apreciar hasta ahora, hasta este momento…
¿Cuáles son las futuras actividades del Consejo?
Estamos trabajando ya, organizando los comités provinciales para la Celebración Evangélica Nacional, que se proyecta realizar en agosto del próximo año, a 10 años de la primera, con actividades por toda la isla. Hemos organizado también el comité nacional y estamos estructurando el internacional para la celebración del aniversario 80 del Congreso Evangélico Hispano-americano de La Habana, que se celebró en junio de 1929 y que diera gran impulso al protestantismo en Cuba y otros países latinoamericanos (efectuado en medio de una aguda crisis económica y política, bajo el gobierno represivo del general Gerardo Machado) (4). Estamos trabajando en esas líneas y también con capellanes, para una labor futura más activa en las cosas en el país y de apoyo a los familiares de los presos.
¿Habrá más facilidades para el trabajo Pastoral Penitenciario? ¿Será posible la realización de cultos, según las tradiciones de sus Iglesias, en las prisiones? ¿Cómo está esa situación?
Esperamos eso. Todavía no podemos aventurarnos. De hecho, te estoy invitando para una reunión el día 10 de septiembre, a la que estamos invitando a todos los presidentes de obras, de Iglesias miembros o no del CIC. Ese tema será uno de los que abordaremos con las autoridades cubanas, que representa la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba —encabezado actualmente por la doctora Caridad Diego, reelecta diputada nacional al parlamento. Pensamos que quizás se pudiera hacer un recorrido por alguna prisión y, quizás allí, ya quede definido el trabajo que vayamos a realizar.
¿Cómo va el asunto de las comisiones del Consejo por áreas de trabajo?
Excelente. La Comisión de Biblia todavía no ha trabajado, comienza ahora en septiembre con unos envíos de materiales bíblicos cuyo uso y distribución deben dictaminar. La Comisión de Finanzas, Economía y Recursos Humanos sí ha estado trabajando, y ha tenido que ventilar algunos asuntos en las oficinas centrales del Consejo. Ahora algunas personas van a ser empleadas. Hace falta para auxiliar en el trabajo mismo del congreso. Las comisiones han venido no solo a reforzar —aunque de hecho lo están haciendo—, sino a contribuir en lo que es la fiscalización y ejecución de la plataforma programática que tiene el CIC para su trabajo.(5)
¿Podemos considerar que, en este momento, es mayor la participación de las Iglesias miembros y de los movimientos ecuménicos en la labor del Consejo?
Se ve un mayor involucramiento y una actividad más masiva en estos momentos, inclusive de denominaciones no miembros del Consejo, que se han acercado a brindar su cooperación y expresar que podemos contar con su apoyo, lo que nos da aliento y más esperanza de la que tenemos.
¿Cómo van las relaciones con el Estado, en especial con la Oficina de Atención de los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista, con el Ministerio de Justicia, con el Registro de Asociaciones?
Las relaciones han sido como siempre, ellos en su área y nosotros en la nuestra. A Dios gracias, a algunas de nuestras solicitudes han accedido rápidamente. Hay casos en que hemos tenido que discutir fuertemente, pero bueno, hasta ahora no hemos visto ánimo de entorpecer nada que tenga ver con lo que es la celebración de la fe evangélica en la nación.
Estamos trabajando muy duro en un área. Ellos están exigiendo la legalización de todo el espectro religioso, como las casas de culto y toda una serie de regulaciones. Nos han escuchado y han dado prórrogas para poder cumplir con estos términos, porque algunos no solamente tienen que ver con lo que ellos piden, sino con el de la propiedad de locales y casas, un tema en que suelen intervenir distintas entidades estatales. En estos casos se solicitan documentos que a veces lleva tiempo conseguir. Pero nos han escuchado y nos están ayudando en ese aspecto. Por otro lado, estamos conversando con todos los grupos ilegales para tratar de que lo más pronto posible puedan entrar en el orden.
¿Cuántos grupos no están legales en este momento? Más o menos, un estimado.
No me atrevo a decir la cantidad por temor a fallar, pero en un momento había más de 129 congregaciones de estas no registradas en el país, y con extensiones de trabajo en algunos lugares, apoyados algunos de ellos por un fuerte torrente económico.(6)
(1) El autor es secretario del capítulo cubano de la Comisión para el Estudio de la Historia de la Iglesia en Latinoamérica (CEHILA – Cuba) y su representante en la Junta Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba. Profesor adjunto de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Para este trabajo ha contado con la colaboración de la antropóloga e historiadora María I. Faguaga, directora del Programa para el Diálogo Inter-cultural e Inter-religioso de CEHILA – Cuba.
(2) La Iglesia Evangélica Libre (pentecostal) es reconocida como fruto de una misión estadounidense, establecida en Cuba en 1934. Esta Iglesia fue fundada en 1940, en Marianao, en la casa de sus feligreses. El 24 de febrero de 1952 inauguraron su primer templo.
(3) En este caso, se refiere a cinco cubanos condenados en Estados Unidos a cumplir altas penas de encarcelamiento, acusados de espionaje, y a quienes las autoridades cubanas califican como “combatientes anti-terroristas” por haberse infiltrado en organizaciones anti-castristas existentes en Miami, Estados Unidos.
(4) Asistieron 169 delegados de 13 países: Cuba, México, Estados Unidos, Puerto Rico, Panamá, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Brasil, Honduras, Colombia, Venezuela y República Dominica. Estuvieron presentes 86 latinoamericanos, 44 misioneros y 39 especialistas y representantes de Juntas Misioneras.
(5) En 2000 se aprobó un Plan Estratégico que extenderá sus actividades hasta 2010, pero que por diversas razones no fue implementado hasta ahora. Para facilitar su realización se han creado comisiones integradas por líderes de denominaciones para apoyar el trabajo de las diversas áreas, que se resumen en: Diaconía, Estudio y Formación, Comunicaciones y Relacionamiento, cada una de las cuales tiene programas específicos, como: Desarrollo Sostenible, Vida y Salud, Personas Diferentemente Capacitadas, Educación Cristiana, Liturgia, Juventud, Mujer y Género, Comisión Bíblica y otras.
(6) Se refiere a dinero proveniente, fundamentalmente, del exterior de la isla.
Foto: Alguna de las victimas de la dictadura en Cuba. Los que son ignorados por el Consejo de Iglesias de Cuba.