marzo 09, 2008

Fidel Castro, los quesos y los curas.

Por: Eloy A González.*
Todos recordamos que en el año 1961 el Sátrapa cubano expulsó en el barco “Covadonga’ un grupo considerable de religiosos, sobre todo católicos, que se desempeñaban en Cuba. Con esa decisión infame comenzó la historia de iniquidades, - con relación a la Iglesia en Cuba-, que algunos dicen terminó con la reciente visita del malintencionado Cardenal Bertone a La Habana.
Porque en ese espacio de tiempo, además de las expulsiones de los curas y monjas, pasamos por las depuraciones en la Universidad, la UMAP, las confiscaciones y cierre de algunas Iglesias, el colaboracionismo del Consejo Ecuménico, etc., etc.
Carlos Rafael Rodríguez, el viejo zorro comunista, (no por viejo sino por zorro) en aquel momento le advirtió a Fidel, cuando éste despachó a los curas para la península, que “los curas siempre terminan por volver”. ¡Regresan, y bien que regresan!.
Sabido es la predilección del Dictador cubano por los quesos, tal es así que en cierta ocasión envió a una de sus “colaboradoras” al exterior, para que aprendiera en difícil oficio de hacer esos manjares; me refiero a los quesos franceses. Se suponía que los cubanos tendríamos queso en grandes cantidades para el consumo, gracias a la Revolución y a la pericia de nuestros técnicos. La vocación quesera y rateril del Sátrapa estaba en juego.
Traigo a colación todo esto por la noticia que nos llega desde España. Según el Diario Montañés, los monjes benedictinos han conseguido regresar a Cuba, gracias a que, el convaleciente Coma-andante siempre gusto de los quesos que estos dedicados monjes producen en su Abadía benedictina de San Otilio en Baviera. Esta es la información:
“La Abadía benedictina de San Otilio, en Baviera, fundará un convento en Cuba, por deseo explícito de Fidel Castro y amparados en la pasión del ex máximo líder por el queso artesano que producen sus monjes. La abadía tiene ya la autorización conveniente para abrir un 'centro espiritual' en la isla, donde trabajarán cuatro de sus hermanos, informaron ayer fuentes de San Otilio”.
Aseguran que el Dictador cubano tiene especial propensión a ingerir estos quesos artesanos producidos por los monjes benedictinos de San Otilio. Precisamente, dejando a un lado las limitaciones que penden sobre los religiosos para establecerse en Cuba, estos,- los productores de quesos-, sí pueden hacerlo ahora según bendición del Sátrapa. Y para que no quede duda alguna, aseguran que “el ex líder cubano es un apasionado de los quesos en general y, particularmente, del que se produce en ese lugar”.
Confieso que los tales quesos no los he visto ni en Internet, pero bueno, parece que el Coma- andante sí que los ha visto y los ha consumido. De manera que si son de su preferencia razones tendrá para ello.
El Dictador,- que se ha hecho más amable después de su enfermad-, porque la enfermedad a veces hace más compasiva a la gente; pone su condición para permitir el establecimiento de los monjes productores de quesos en Cuba . Esta es la condición:
“La condición impuesta por Fidel Castro a los monjes es que al menos uno de ellos proceda del mismo San Otilio y que esté capacitado para elaborar un queso artesanal de esa abadía”.
¡Ahora si vamos a construir el Socialismo ¡ Los cubanos podrán degustar de los exquisitos quesos a la mejor manera de la producción artesanal de los consagrados monjes benedictinos procedentes de la Abadía de San Otilio en la remota provincia germánica de Baviera.
Es posible que también los Menonitas , -que según me consta porque así lo comprobé en México-, son excelentes productores de quesos; puedan estableceserse en Cuba si el Coma-andantes así lo determina y sus gustos por los quesos lo ameritan. El queso Menonita goza de especial aprecio de los conocedores. Hasta el presente ésta denominación, que se desempeña como una comunidad religiosa, no está establecida en Cuba.
Es muy posible que gracias a los monjes benedictinos de San Otilio y tal vez los Menonitas ; los cubanos puedan comer quesos de buena calidad.
Hasta tanto, lo que si está lejos de los cubanos son las libertades fundamentales. La propia libertad religiosa es en esencia manipulada por el régimen; los demás derechos,- todos sin excepción -, han sido y son conculcados.
©2008
*Columnista, Panorama de Nuevos Horizontes, Fort Worth, TX. E-mail: eloy_gnzlz@yahoo.com