enero 04, 2008

Posibles cambios, prosperidad económica y catástrofes climatológicas pronostican los babalawos cubanos.

Por: María I. Faguaga.*, Enrique López Oliva**
La Habana, Cuba enero del 2008.- Un año de “posibles cambios” y de “prosperidad económica” en medio de “catástrofes climatológicas” anuncian los babalawos cubanos, quienes luego de consultar el Sistema Adivinatorio de Ifa dieron a conocer la Letra del Año 2008, haciendo públicos los eventos de interés social que –nacional e internacionalmente- pudieran destacarse durante este periodo.
Iwori Rete es la letra, signo u oddun emitida por la Comisión Organizadora de la Letra del Año, según la cual regirá el orisha (divinidad) Oggun –patrón de herreros y militares; San Jorge o San Pedro en el santoral católico- acompañado de Yemayá –reina de las aguas salobres y de las profundidades del mar; madre universal; divinidad negra, cuyo templo radica a un costado de la Bahía de La Habana, en un antiguo depósito de esclavos africanos; la Virgen de Regla-. Iwori Ogbe es la letra dada a conocer por la oficialista Asociación Cultural Yoruba de Cuba, según la cual Yemayá y Shangó –patrón de los guerreros; a quien pertenecen el fuego, el trueno y la guerra; Santa Bárbara- serán las divinidades que gobiernen. Lo anterior fue dado a conocer en conferencias de prensa ofrecidas por ambos grupos este miércoles.
“Ifa está haciendo un llamado a los ecologistas”, destacó el babalawo Víctor Betancourt –de la Comisión-, señalando que el reto fundamental de este momento histórico no se percibe como político sino que “es un reto con la naturaleza”. “Los problemas políticos –dijo-, tienen solución (…) pero un reto que nos establezca la naturaleza es un poco más difícil (…) la humanidad no cuenta, en estos momentos, con la suficiente capacidad ni medios (…) para poder enfrentar una catástrofe a nivel global”.
Incremento del índice de robos con violencia y de la deshonestidad, enfermedades de la piel, incluido el cáncer, peligro de desequilibrios nerviosos que lleguen a la locura, graves trastornos estomacales y riesgos de incendios, son algunos de los acontecimientos negativos que señalaron como posibles para el año en curso, insistiendo en la necesidad de prestar mayor atención a la educación de jóvenes y niños, dado el riesgo de incrementarse las diferencias y separaciones generacionales.
En medio de las sostenidas dificultades de los cubanos, el anuncio de posibles mejores económicas, de prosperidad y de cambios –que, se dijo, pueden ser también “de orden político, general”- lo que resultaría alentador aunque se trate únicamente de un augurio, pues lo positivo y lo negativo –aclaran los sacerdotes de Ifa- “lo hacen los propios seres humanos”.
Para el babalawo Lázaro Cuesta Valdés –coordinador de la Comisión- “(…) el aire representa cambios y si Iwori Irete está rigiendo este año 2008, esos vientos de cambios, esos vientos de posibles beneficios que pueden existir en el ambiente, indiscutiblemente que son esperanzadores”. Añadió: “Si los cambios que puedan suceder, tanto en Cuba como fuera de Cuba, son para beneficio de la población, eso Ifa lo abraza, y las obras que vamos a hacer, (son) precisamente para que eso se haga de una forma precipitada (…) para que pronto podamos recibir los beneficios que esos cambios pudieran dar”.
Llamó la atención que la conferencia de prensa ofrecida por la Comisión Organizadora de la Letra del Año tuviera lugar en la Casa de la Cultura del Municipio Habana Vieja –antigua sede de la Unión Fraternal-, a pocas cuadras de la Sociedad Cultural Yoruba de Cuba. El babalawo Cuesta considera este hecho como expresión de que “ya tenemos un espacio”. Con anterioridad este grupo se reunía en sus propias casas-templos, instaladas en viviendas familiares.
Por vez primera a la presentación de la Letra del Año asistió un sacerdote católico. El padre Isidro Hoyos, de la parroquia de San Martín de Porres, del popular barrio de Alamar, antiguo sacerdote obrero, que significativamente es español, expresó a estos redactores: “Yo, por principio, respeto y aprecio y tengo curiosidad por conocer todas las formas religiosas que se den”.
Esta religión –el Culto Osha – Ifa, conocido como Santería o Regla de Ocha- de origen africano –reconoció- “en Cuba es muy importante. (…) no solamente desde el punto de vista cultural, sino que incluso religiosamente es un fenómeno muy importante, de mucho arraigo”. Para el padre Hoyos –quien reside en la Isla desde hace siete años- “dialogar, respetarse, es muy importante. Y en Cuba a mi me parece importantísimo, porque el fenómeno del sincretismo –reiteró- es muy importante”. Afirmó: “Dios es un misterio, y trasciende todas las formas concretas humanas”.
La Comisión durante 21 años ha organizado los ceremoniales religiosos que concluyen con la presentación pública de la Letra del Año, que no es la única pero sí la de mayor trascendencia entre los afro religiosos y el pueblo en general. No obstante, aclaró Cuesta: “no tenemos ningún nivel que nos autorice de forma legal a hacer nada, pero la legalidad más grande que tenemos es que somos la representación del pueblo religioso cubano”.
Luego del anuncio el pasado año –en semejante ocasión- de que enviarían una carta a la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba –instancia nacional encargada de las relaciones con los grupos religiosos-, por sentirse “discriminados” en el tratamiento recibido por las autoridades cubanas, Lázaro Cuesta dijo en la presente ocasión: “Fuimos atendidos con un gran respeto (…) Fue un diálogo muy respetuoso y los resultados los hemos visto”. Y puntualizó: “hemos logrado un espacio”.
Tras salir de la conferencia de prensa de la Comisión, al cruzar por el Paseo del Prado, frente a la sede de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba, una larga fila de personas –de distintas edades, sexos, colores; algunas vistiendo ropas o portando atributos que les identificaban como afro religiosos- esperaba para tener acceso a una copia del texto de la Letra del Año. Desde días atrás se preguntaba en las calles habaneras cual sería el signo regente para el 2008 y qué implicaciones tendría. Algunos se preguntaban también cuando sería el primer toque de tambor del año a los nuevos orishas reinantes. No faltaban cubanos residentes en el exterior ni extranjeros practicantes de la Santería que telefonearan a la Isla inquiriendo sobre la nueva Letra.
* Antropóloga e Historiadora
** Periodista e Historiador. Corresponsal de Monitor (México) .E-mail: monitorhavana@enet.cu, monitorhavana@yahoo.es, mifi39@yahoo.es