octubre 18, 2006

Estamos con Cristo y tenemos Fe.

Por: Jorge Lázaro Ramírez Pichardo.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos en el Reino de Dios. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperan y os persiguen y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
Mateo 5; (6, 10,11)


A pesar de todos los problemas, escabrosidades y tribulaciones que padecemos, mi esposa y yo, tengo la Fe y el Poder de Dios para resistir al diablo y sé que la República de Cuba un día va ser verdaderamente libre.
Soy apóstol de Jesucristo y El me ha permitido que sea un cubano más que de forma pacífica forme parte de una asociación no gubernamental defensora de los Derechos Humanos rodeándome de verdaderos cubanos que desde lo profundo de su ser aman la libertad, la cual fue establecida por Dios para que habitemos los hombres juntos y en armonía, respetando y amándonos los unos a los otros.
Yo, Jorge Lázaro Ramírez Pichardo, de mi propia mano y con la Gracia de Dios pongo a la luz una vez más los abusos, arbitrariedades y concupiscencias del régimen represivo y diabólico de Cuba que priva con sus hostigamientos e intransigencias a millares de hijos de Dios de ser libres y disfrutar de sus derechos. Gobierno el cual es de Satanás porque donde hay maldad y miseria ahí habita el espíritu de desobediencia de quien cuyo propósito es traer enfermedades, muertes, hambres y desnudez, males que actualmente reinan en la nación cubana.
Hoy en la actualidad mi esposa y yo continuamos padeciendo odios y amenazas por parte de personas ignorantes manipuladas por la bestia y las autoridades se han tomado el trabajo de crear en las mentes enceguecidas de nuestros vecinos una imagen como desafectos y contrarrevolucionarios, convirtiéndose ellos en nuestros enemigos. Los actos de provocación frente a la entrada de nuestra residencia, el salidero de aguas albañales en la calle frente a mi casa que ha ido en aumento y no les interesa hacer gestiones para solucionar dicho problema con extrema fetidez y la amenaza provocadora de un fiel siervo del diablo que cuando me lo encuentro en mi camino el individuo me dice que “el día que suceda alguna revuelta grande en Cuba el viene a la puerta de mi casa y me pega un tiro en la cabeza”, son ejemplos de las cosas que hacen para provocar nuestra ira.
Cada día aumentan las amenazas pero Dios me dio espíritu de amor, de poder y de dominio propio para luchar contra las injusticias de este mundo, para destruir la mentira y predicar la verdad, la cual hace libre a todos los hombres y aquellos que aun no gozamos esa total libertad estamos iluminados y concientes de las cadenas que nos oprimen y confío en Dios que los grilletes de millones de cubanos muy pronto serán quebrantados. Paz a vosotros.