mayo 27, 2006

La Última Cena en Fort Worth.


Por: Eloy A González *
A Leonardo Da Vinci le llevó siete años completar su famosa obra titulada “La Ultima Cena’. Entre 1495 y 1497 terminó lo que llegaría a ser una obra maestra de gran trascendencia; que pasaría a la historia del arte.

Las figuras que representan los 12 Apóstoles y a Jesús fueron tomadas de personas reales. Por 6 meses trabajó el artista hasta lograr pintar al personaje principal: Jesús. Durante los seis siguientes años continuo su obra buscando personas que representarían a 11 Apóstoles; dejando para el final a Judas.
La Ultima Cena, tiene un especial significado para los cristianos, incluso las reproducciones de esta obra, aparecen colocadas en las paredes de los comedores en las casas y en ocasiones en la Sala. Ha venido a formar parte de la iconografía cristiana desde hace mucho tiempo. Todo esto sin excluir el fuerte significado de la Eucaristía, sobre todo en la comunidad católica.
Pero como toda imagen que se repite, también es objeto de manipulación ó parodia gráfica como veremos a continuación; lo cual puede prestarse para múltiples interpretaciones.
Ha pasado mucho tiempo desde que Leonardo Da Vinci terminara su obra; tal vez el suficiente como para que la conocida firma de ropa Marithe et Francois Girbaud; presente una fotografía en forma de parodia del cuadro de “La Ultima Cena” del maestro Da Vinci.
La aparición de esta campaña de la firma de modas, utilizando la conocida imagen del cuadro ha producido una fuerte polémica en países como Italia, España y Francia. La firma de moda, Marithé ha explicado que su compaña busca resaltar la importancia de la mujer en la sociedad.
El asunto fue a parar al Tribunal de Gran Instancia del Paris, que prohibió “por blasfema” que se lleve a la calle esta campaña publicitaria de la marca de ropa Marithe et Francois Girbaud. El Tribunal prohíbe que se desplieguen estos carteles “de dimensiones imponentes, que constituyen un acto de instrucción agresiva en las creencias de los católicos”.
El abogado Thierry Massis en un audiencia en el Tribunal; acusó a la agencia publicitaria de injuriar a las personas por su pertenencia a la religión católica y criticó que las mujeres aparecen en la fotografía en posiciones “lascivas y sugestivas”. El abogado concluyó diciendo que: “los creyentes solo pueden sentirse heridos y denigrados al ver que se apropia de una escena fundadora de la Fe”.
También en la ciudad italiana de Milán, las autoridades han prohibido los afiches de la misma campaña publicitaria. Sus argumentos son que: “este tipo de imagen no puede ser utilizada como parodia para fines publicitarios, sin ofender, al menos, a gran parte de la población”.
Pero bueno, parece que en todas partes cuecen habas; y aquí en Fort Worth, no nos quedamos detrás. Hace dos semanas pude ver un suplemento de la conocida publicación semanal: Fort Work Weekly. El suplemento, Fort Worth Weekly 2005 Eats muestra en su portada, además del consabido título, unos tenedores entrecruzados y, debajo de estos; la imagen de “La Última Cena”, donde los rostros de los cinco apóstoles más cercanos a Jesús, son sustituidos por fotos de conocidos Chefs locales. De esta forma cinco conocidos Chefs toman las imágenes de los cinco apóstoles que en la pintura aparecen próximos a la figura central de Jesús.
En la mesa además de los elementos de la Cena, aparecen los nombres de conocidos establecimientos culinarios de Fort Worth. Las figuras sonrientes de los Chefs, contrasta con la ternura en la mirada y la actitud de invocación de Jesús,- al centro de la imagen -, adulterada en su conjunto.
Nos sabemos que relación pudo haber encontrado la publicación: Fort Worth Weekly 2005 Eats; entre “La Ultima Cena” de Leonardo Da Vinci y los conocidos restaurantes locales. Por otra parte, tampoco sabemos cuanta relación hay entre el significado de la Ultima Cena y los platos como el: Remolaude Sauce, Beef Rouladen Slices, o el Lobster Ceviche; que se anuncian en la publicación,- haciendo referencia a estos chefs -, devenidos en apóstoles.
Es exagerado calificar de blasfemo los dos ejemplos anteriores. Aún cuando se trata de una imagen muy cercana a la Fe de los católicos. Sin embargo, en esto como en muchos otros ejemplos de utilización de imágenes religiosas con fines muy variados, hay una intencionalidad marcada por lo burdo y lo superficial. Hay una intención de burla que llega a veces a la provocación.
Por muy divertido y curioso que parezca todo esto; no hay derecho para herir la sensibilidad, sobre todo de las comunidades católicas. Existe muy poco tacto en hacer un cartel o portada para una publicación que puede resultar ofensivo.
Utilizar una escena sagrada con fines mercantilistas, haciendo uso de la imagen con escaso sentido de la creatividad, es de muy mal gusto, cualquiera que lo haga; aun echándole mano a los argumentos de la libertad de expresión y esgrimiendo el fantasma de la censura, cuando se les critica.
Los cristianos establecen valores fuertes y válidos en sus credos. Su Fe se somete a prueba, y no flaquea. Ha sido así y nada modificará esto. Estas actitudes superan las especulaciones y valoraciones de creaciones, de escasa imaginación, como las que hemos presentado.
Y todo el final de la historia se reducen a estas palabras, dichas por aquel: el pobre de Nazaret sentado allí con sus discípulos en unos de tantos hechos que cambiaron la Historia. Estas fueron sus palabras: “a la verdad el Hijo del Hombre va, según lo que esta determinado”.
© 2005
* Physician and Freelancer Writer. E-mail: eloy_gnzlz@yahoo.com