enero 08, 2006

Predicciones para Cuba en el 2006.




Por estos días al comenzar el año, andamos de predicciones en predicciones, es el tiempo de adivinos ó agoreros por igual. Si tiene alguna duda en lo que digo, échele un vistazo a la prensa y quedará sorprendido de tantos que pretenden vaticinar lo que nos depara el futuro en este año que comenzamos a vivir; como ocurre casi siempre, de forma triste y trabajosa.
Desde el mes de diciembre nos están recordado que, según el horóscopo chino, éste es el Año del Perro, pero del perro furioso. Aunque algunos dicen que este año se abre a la dulce amistad y a la aceptación del mejor amigo del hombre. .!Pero, cuidado! Según los entendidos, este perro esconde un fiero guardián. Es decir estamos en el Año del Perro, pero es un perro furioso, acalorado, como de fuego, capaz de morder “a todos por igual”. ¿Tendremos que poner letreros por todas partes que adviertan: “cuidado con el perro”?
Los sacerdotes de la santería cubana o “babalaos” no se quedaron atrás. Como cada año han dado a conocer sus predicciones para el 2006. Dicen que éste será un año de amenazas de guerras, catástrofes y enfermedades. Estas predicciones se recogen en lo que se ha dado en llamar: La Letra del Año.

Los santeros dieron a conocer toda una relación de males que van desde la pérdida de los valores morales (nada nuevo en cualquier sociedad que persiste en andar por los caminos de maldad), hasta las sequías.

Tenemos noticias de que, para las deliberaciones sobre la Letra del Año, esta vez viajaron a la Habana santeros procedentes de lugares tan distantes, tanto en el orden cultural como geográfico, como pueden ser : Hungría, Italia y Noruega, entre los 17 países presentes en el cónclave.
Si bien es cierto que los santeros reunidos han ofrecido recomendaciones y/o sugerencias para evitar tantos males, todo parece indicar que para éstos, este año “pinta mal” es decir que La Letra o conjunto de vaticinios es tan oscuro que resulta algo desacostumbrado para ellos. Es así que han recomendado realizar para el próximo 12 de febrero una importante ceremonia con sacrificio de animales, para lo que desde ya, han pedido la colaboración de todos los “babalaos” del país, y debo de suponer que también a los foráneos; así como a los seguidores ó creyentes de estos cultos que usualmente se denominan: cultos sincréticos.
Permítanme explicarles, el próximo 12 de febrero, en la Cuba comunista, la Cuba de Fidel; donde tantos años fueron dedicados a la promoción y el establecimiento del ateismo más rancio, se habrá de celebrar un “sacrificio de animales” con carácter lo más público posible. Muy similar a lo que ocurría en cualquiera de las sociedades primitivas que históricamente antecedieron al socialismo científico.

Tantos cursos y horas de estudio dedicados a materias como el Ateismo científico, el Materialismo Histórico y Dialéctico, entre otras asignaturas de obligado estudio y que nos consumió tanto tiempo y recursos, para que ahora la sociedad cubana se vea convocada a un “sacrificio nacional” de animales, en este caso cabras, y cuyas cabezas serán expuestas públicamente junto a las macetas y clavos que son parte de los altares de estos cultos. Agregan que: “esto nos preservará de los ataques tanto, de la naturaleza como de los hombres” y al ser situados en varios puntos de la ciudad, estos símbolos funcionarán como un ejército de soldados invisibles que nos protegerán de los “invasión”. ¿Invasión? Esta palabra en el contexto de la Letra, mueve a dudas.
La Comisión de la Letra lanza una advertencia que por su significado merece que la incluyamos:”el camino se hizo largo hacia una tierra colindante”. Si hay algo presente en la vida del cubano es su deseo de emigrar, lo mejor hacia los Estados Unidos; de manera que, sin dejar nada a la imaginación aquellos que pretendan “brincar el charco” les será más difícil; admitiendo que rutas alternas y más largas tomaran los cubanos; esto sin dejar de considerar como posible, la ruptura de los acuerdos migratorios.
Un proverbio metafórico señala: “el sombrero del Rey que se afeita la cabeza y la descubre”.Algunos son de la opinión de que en realidad lo que necesita el pueblo cubano es que la cabeza del Rey sea definitivamente rebanada, en un necesario y único rito ofertorio.
Como estas predicciones han tenido amplia difusión, hasta mi PC me ha llegado la opinión de un venezolano que como tal, ve que la historia reciente de su país está en correspondencia con la de nuestra Isla; refiriéndose a la Letra del Año, opina así: “Por creer en tanta brujería es que están así los cubanos, y aquí en Venezuela van por el mismo camino. ¿Díganme algo bueno que produce Cuba? Yo sólo sé de: jineteras, tabaco, ron, comunismo, miseria, brujería y azúcar; todo lo dañino al espíritu, la mente y el cuerpo.”
Me dicen que resulta inusual que un conocido Astrólogo, de luengas y exuberantes vestimentas, hable de ó sobre el Sátrapa cubano, de él dice como predicción para este año que recién comienza lo siguiente: “Fidel Castro entra en el peor momento de su vida con Saturno, el planeta del Karma encima de su sol natal. Pocos seres humanos pueden pasar por ese tránsito”. No se cuán difícil es el tránsito por el que pasará o ya está pasando el dictador cubano, pero desde este Exilio, conozco muy bien el difícil tránsito por el que estamos pasando los cubanos todos desde hace 47 años. ¿Demasiado no creen?
La dictadura cubana, en su práctica perversa ha usado y manipulado el sentimiento religioso del pueblo cubano. Cuando levantó las prohibiciones y limitaciones a la práctica religiosa en la Isla lo hizo en un acto de oportunismo político e histórico. Esto fue a comienzos de la década de los 90’s, con la finalidad de crear una nueva perspectiva en los cubanos al margen de sus miserias y desdichas en aquel mal llamado “Periodo Especial”. Fue hecho a sabiendas de que, al fomentar directa e indirectamente los cultos sincréticos, en gran medida minaba la creciente religiosidad y renovada espiritualidad del pueblo cubano que llenaba los templos católicos, evangélicos y las casas cultos de las diferentes denominaciones religiosas. Los ideólogos del Comité Central del Partido Comunista sabían, y aún saben muy bien, que es mejor para ellos que las gentes estén en un toque de tambor y no en un Estudio bíblico en una iglesia de confesión cristiana.
Creo y espero para mi Patria, aún viviendo en la más prolongada Dictadura de éste hemisferio, en un futuro no de predicciones, sino de promesas; en que Dios de una vez y por todas mostrará su favor para con nuestra tierra y tornará la cautividad en Libertad. Perdonará tanta iniquidad del pueblo cubano en su conjunto, cubrirá su pecado y retirará toda su furia, y nos apartará del ardor de su ira. Como un desesperado sueño, la verdad y la misericordia se habrán de encontrar en nuestra Patria desgarrada. Ya por ese tiempo, la justicia y la paz se habrán besado ¡Dichosos los que seremos testigos de esos tiempos!©2006
* Physician and Freelancer Writer.
 January 5, 2006. Published in: www.cubademocraciayvida.org.