diciembre 01, 2005

La Iglesia Católica Cubana “asume sus errores” ante el Dictador Fidel Castro.




En documento leído en el banquete ofrecido por Fidel Castro, que dimos a conocer en estas paginas; la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de Cuba, habría ‘asumido errores “con relación al régimen cubano.
En medio del proceso político, la iglesia "fue llevada a salvaguardar lo esencial, pero también a valorar con sentido crítico su propia historia, asumiendo errores, experiencias dolorosas siempre válidas"...
Iglesia Católica cubana vive mandato de Jesús a pesar de lo que califica de "realidad compleja"

La Conferencia Nacional de Obispos Católicos de Cuba sostuvo que vive el mandato de Jesús en medio de lo que califica de "una realidad compleja", en un documento leído ante el dictador vitalicio Fidel Castro, según revelo el historiador de La Habana y diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Eusebio Leal, un antiguo laico católico.

Leal ofreció una conferencia en el aula "Bartolomé de las Casas" con motivo del setenta aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y la Santa Sede, donde afirmó que los prelados cubanos precisaron que quienes tienen el poder han tratado de manipular y usar a la iglesia a su favor en todos los tiempos "y se ha llegado a veces a la intolerancia tanto política como religiosa".
Leal dijo que los líderes católicos expresaron en su encuentro con Castro y otros dirigentes del gobierno y el Partido Comunista de Cuba, que "el poder temporal ha sido una tentación, siempre presente para la Iglesia, en la cual ha caído en diferentes ocasiones", abundando en el documento de los obispos que no se hizo público en su totalidad.
El historiador habló ante el nuncio apostólico en Cuba, Mons. Luigi Bonazzi, el vicario general de la Arquidiócesis de La Habana, Mons. Carlos Manuel de Céspedes, una representación de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba, y un numeroso grupo de religiosas y laicos cubanos.
Insistió en que la Iglesia no renuncia a su deber de expresar su opinión en el ámbito social, pero no está llamada a ser un partido político. "No puede encaminar su visión ética del mundo a una determinada filiación", indicó.
Al referirse a los años iniciales de la Revolución Cubana dijo que "el choque que se produjo era inevitable" por ser muy grande la contradicción entre los intereses de uno y otro grupo. En medio del proceso político, la iglesia "fue llevada a salvaguardar lo esencial, pero también a valorar con sentido crítico su propia historia, asumiendo errores, experiencias dolorosas siempre válidas", anotó.
Recordó que antes de la proclamación del carácter comunista del gobierno de Fidel Castro, se produjeron distintos incidentes que motivaron declaraciones de la Iglesia Católica y su posición quedó explícita en las cartas pastorales firmadas por el cardenal Manuel Artega, el arzobispo de Santiago de Cuba y otros prelados.
En aquellos difíciles momentos, fue crucial el papel mediador del nuncio apostólico en La Habana, monseñor Cesare Zacchi, sostuvo. "No se pueden escribir historias paralelas de la Nación y de la iglesia, pues ambas están vinculadas íntimamente", dijo Leal.